A:.D:.A:.E:.M:.

Name:
Location: Lima, Lima, Peru

Academia de Docencia y Altos Estudios Masonicos

Thursday, October 13, 2005

LOS ANTIGUOS LIMITES O LANDMARKS

Los Antiguos Limites o “Landmarks”

El presente trabajo es una recopilación de datos sobre los “Landmarks” del Q.: H.: W. Cox Learche de su libro LOS LANDMARK, de Editorial Herbasa
Enrique Chapa Mejorada

CAPITULO PRIMERO DE LA GRAN LOGIA.
ARTICULO lo.-LA GRAN LOGIA DE LIBRES Y ACEPTADOS MASONES-DE TAMAULIPAS, ESTABLECIDA DE ACUERDO CON LOS USOS Y COSTUMBRES DE LA FRATERNIDAD MASONICA, EN LA CIUDAD Y PUERTO DE TAMPICO, TAMAULIPAS, ESTADOS UNIDOS MEXICA NOS, EL 5 DE MAYO DE 1909, CON EL TITULO EXPRESADO POR LAS RESPETABLES LOGIAS SIMBOLICAS VICTRIX, BERNARDO REYES Y JUSTICIA, ES LA ENTIDAD QUE GOBIERNA, CONTROLA Y REGULA EN FORMA EXCLUSIVA, AUTONOMA E INDEPENDIENTE LA MASONERÍA SIMBOLICA, EN EL TERRITORIO DE SU JURISDICClON, ABARCA DICHO TERRITORIO EL ESTADO DETAMAULIPAS DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, EN SUS ACTUALES LIMITES, POR OCUPACION DEL MISMO CONFORME A LAS REGLAS MASONICAS ACEPTADAS, REFERENTES A LA FUNDACION DE GRANDES LOGIAS.
La legislación masónica universal descansa sobre lo que se denomina “Ancient Landmarks” o Antiguos limites. No existe unidad de criterio, entre los autores mas destacados sobre masonería referente a la definición y determinación de los mismos. Ni la Madre Logia, Gran Logia de Unida de Inglaterra, los ha definido o enumerado jamás, según W. Cox Learche, para no agregar aceite al fuego, opina él.
Lista de Antiguos Límites (Ancient Londmarks) según un cómputo del doctor Albert Gamaniel Mackey, publicada en el año 1856 en la Revista Fundations of Masonic Law e integrada luego a la Encyclopedia of Freemasonry del mismo Mackey.
Insertamos aquí los que según Cox son los antiguos limites y entre paréntesis los que comúnmente se dan a conocer por algunos autores que los describen de esa manera.
1. Los medios de reconocimiento. (Nuestros modos de reconocimiento son inalterables, no se admiten innovaciones ni adicciones)
2. La División de la Masonería Simbólica en tres grados. (La Masonería Simbólica se divide únicamente en tres grado: Aprendiz, Compañero y Maestro Masón)
3. La Leyenda del Tercer Grado. (la leyenda del tercer grado es inalterable)
4. El gobierno de la Fraternidad por un oficial que preside, llamado Gran Maestro, que es elegido por el Cuerpo de la Orden. (El gobierno de la fraternidad está presidido por un oficial llamado Gran Maestro, electo entre los miembros de la orden)
5. La prerrogativa[1] del Gran Maestro de presidir cada Asamblea de la Orden doquiera y cuando quiera se lleve a cabo. (Es prerrogativa del Gran Maestro presidir cualquier asamblea masónica)
6. La prerrogativa del Gran Maestro de conceder dispensas para conferir grados fuera del tiempo reglamentario. (Es prerrogativa del Gran Maestro conceder dispensa[2] intersticios[3] para conferir grados en cualquier tiempo incompletos)
7. La prerrogativa del Gran Maestro de conceder dispensas para abrir y mantenerse “Logias de Dispensación”. (Es prerrogativa del Gran Maestro conceder dispensas para abrir y cerrar Logias)
8. La prerrogativa del Gran Maestro de hacer masones a la vista. (Es prerrogativa del Gran Maestro hacer masones a la vista)
9. La necesidad de que los masones se congreguen en Logias. (Los Masones deben de congregarse en Logias)
10. El gobierno de la Fraternidad, cuando está congregación en una Logia, por un Maestro y dos Vigilantes. (El Gobierno de la Fraternidad, cuando se congrega en Logia se ejerce por un Venerable Maestro y dos Vigilantes)
11. La necesidad de que cada Logia, cuando está reunida, esté debidamente a cubierto. (Es un deber de todas las Logias cuando se congregan el de retejar a todos los presentes)
El derecho de que cada masón de ser representado en todas las reuniones generales de la Orden y de instruir a sus representantes. (Todo el masón tiene el derecho de ser representado y de dar instrucciones a sus representantes en las asamblea en que se tome parte). Aquí existe una contradicción en la Costitucion de la Gran Logia de Tamaulipas en su art. 13 que dice “ARTICULO 13o.- LOS MIEMBROS REPRESENTANTES O PERMANENTES DE LAS LOGIAS ANTE LA ALTA CAMARA DE LA GRAN LOGIA DE LI­BRES Y ACEPTADOS MASONES DE TAMAULIPAS, TENDRAN EL DEBER DE CONCURRIR A LAS GRANDES TENIDAS QUE SE CONVOQUEN Y NO ­PODRAN SER REPRESENTADOS POR CARTA PODER”.
12. El derecho de todo masón de apelar la decisión de sus hermanos, convenios en Logia, ante la Gran Logia o Asamblea General de masones. (Todo masón puede apelar en la Gran Logia de las decisiones de sus hermanos congregados en Logia)
13. El derecho de todo masón de visitar y sentarse en toda Logia regular. (Todo masón en uso pleno de sus derechos puede visitar cualquier Logia regular)
14. Ningún visitador desconocido para los hermanos presentes o para alguno de ellos, como masón, puede entrar en una Logia sin pasar primero un examen de acuerdo con los antiguos usos y costumbres. (Ningún visitante desconocido pude penetrar en las Logias sin ser cuidadosamente retejado)
15. Ninguna Logia puede interferir en los asuntos de otra Logia ni conferir grados a hermanos que son miembros de otras Logias. (Ninguna Logia puede intervenir en los negocios de otra Logia)
16. Todo masón está sometido a las leyes y reglamentos de la jurisdicción en la cual reside. (Todo masón esta bajo el dominio de las Leyes y reglamentos de la jurisdicción en que radica o reside aunque no sea mimbro de las Logias de obediencia)
17. Ciertas calificaciones necesarias en los candidatos para iniciación, que deben ser hombres, no mutilados[4], de libre nacimiento y de edad madura. (Las mujeres, los cojos[5], los lisiados[6], los esclavos, los mutilados, los menores de edad y los ancianos[7] no pueden ser iniciado)
18. La creencia en la existencia de Dios como Gran Arquitecto del Universo. (Es ineludible para todo masón la creencia de la existencia de Dios como el G.: A.: D.: U.:)
19. Subsidiaria[8] de esta creencia en Dios es la creencia en la resurrección a una vida futura. (Todo masón debe creen en resurrección a una vida futura)
20. Un “Libro de la Ley” constituirá una parte indispensable del moblaje de la Logia. ( el “Libro de la Ley” no debe faltar nunca en una Logia cuando se trabaja)
21. La igualdad de todos los masones. (Todos los masones son iguales)
22. El secreto de la Institución. (La masonería es una sociedad secreta)
23. La fundación de una ciencia especularía[9] sobre un arte operativo[10], y el uso simbólico y la explicación de los términos del arte para fines de enseñanza moral o religiosa. (La masonería ha sido fundada como una ciencia especulativa, sobre un arte operativo tomado simbólicamente de los usos de ese arte)
24. Que estos Limites no puedan ser cambiados. (Ninguno de estos Landmarks podrán ser cambiado nunca en lo más mínimo)
En septiembre 4 de 1929 la Gran Logia Unida de Inglaterra aceptó la siguiente Declaración de Principios Básicos para el Reconocimiento de Grandes Logias:
PRINCIPIOS BÁSICOS PARA EL RECONOCIMIENTO DE UNA GRAN LOGIA
1. Regularidad de origen: esto es, que cada Gran Logia deberá haber sido establecida por una Gran Logia debidamente reconocida o por tres o más Logias regularmente constituidas.
2. Que una creencia en el G. A. D. U. y Su voluntad revelada será un requisito esencial para la admisión.
3. Que todos los Iniciados prestarán su juramento sobre o en completa presencia del Libro de la Ley Sagrada abierto, por el cual se significa la revelación de lo Alto que liga la conciencia del individuo particular que se inicia.
4. Que los afiliados de la Gran Logia y de las Logias individuales serán exclusivamente hombres, y que cada Gran Logia no tendrá relaciones masónicas de clase alguna con Logias mixtas o con cuerpos que admiten mujeres como miembros.
5. Que la Gran Logia tendrá jurisdicción soberana sobre las Logias bajo su gobierno; esto es, que será una organización responsable, con gobierno propio, con autoridad exclusiva e indiscutible sobre la Orden o Grados Simbólicos (Aprendiz, Compañero y Maestro Masón) dentro de la jurisdicción; y no estará sujeta en modo alguno a dividir tal autoridad con un Supremo Consejo u otra Potencia que reclame dominio o inspección sobre aquellos grados.
6. Que las Tres Grandes Luces de la Francmasonería (a saber, el Libro de la Ley Sagrada, la Escuadra y el Compás) estarán siempre expuestas cuando la Gran Logia o sus Logias Subordinadas estén trabajando, siendo la principal de aquellas el Libro de la Ley Sagrada.
7. Que la discusión de religión o de política dentro de la Logia será estrictamente prohibida.
8. Que los principios de los Antiguos Límites, costumbres y usos de la Orden serán estrictamente observados.

LOS FUNDAMENTOS DE LA MASONERIA
El cambio de la masonería como es sabido, va de la oscuridad a la Luz; su objetivo es la luz interior o sea la luz de la realidad sobre la condición de unidad con todo lo que existe. Ese objetivo está representado por el Oriente Simbólico en toda Logia Masónica. Es, asimismo, el propósito detrás de todos sus trabajos y todos sus ritos, símbolos y alegorías. el cambio de salida de toda limitación y de los múltiples problemas en el mundo material, debidos a la oscuridad y al caos en que vivimos, representados éstos, por el Occidente Simbólico en toda Logia. Parece obvio, pues, que, para que la masonería surja de la confusión y el caos en que se halla sumida, sólo tiene seguir su propio camino. Pero, evidentemente, los que la integramos y la dirigimos la estamos llevando por mal camino. ¿Por qué? Precisamente por esa ignorancia, ese perjuicio, esa estrechez de miras o miopía que caracteriza a los que viven y se mueven en la oscuridad interior del Occidente Simbólico.
Hay ciertos requisitos que debemos reunir para poder percibir la Luz de esa Realidad que tenemos por estrella. Los principales son: impersonalidad, desapego, desapasionamiento, amplitud de criterio, comprensión, tolerancia, buena voluntad, cualidades todas de un buen masón. Para no extender este trabajo más allá de lo indispensable, vamos a elegir entre ellas para orientarnos, la amplitud de criterio, ya que las otras cualidades mencionadas tienen relación con ella.
LO SUBJETIVO Y LO OBJETIVO
Si se mira todas las cosas desde el punto de vista objetivo solamente, se cae indefectiblemente en el determinismo y la negación de todo. Pero, a imagen del G.A.D.U., en todo ser existe un factor subjetivo de autodeterminación cuyo influjo aumenta gradualmente en poder e intensidad en el individuo en la medida que éste adquiera dominio sobre el mismo. Llega a su apogeo cuando alcanza la etapa de Liberación de limitaciones materiales que marca el Tercer Grado, el de Maestro en la masonería. Sin esta posibilidad de autodeterminación del mundo subjetivo, el sistema masónico de autorrealización y todo su simbolismo carecen de sentido.
Una prueba de que todo en el universo funciona de adentro hacia fuera es que la mayoría de los problemas materiales, económicos y conflictuales que nos afligen tienen sus raíces en nuestro interior, en nuestra visión interna o más bien falta de visión interna.
Es, pues, en nuestro interior que debemos buscar en solución. No podemos conquistar nuestro mundo exterior desde afuera. Tenemos que hacerlo desde adentro, desde nuestro mundo interior. Solamente allí puede el hombre hallar la respuesta satisfactoria que ha estado buscando del por qué de todo en su vida material. La Masonería nos enseña esto al decirnos. En su ritual, que nuestro primer deber, para realizar los trabajos de investigación y realización en el interior de nuestros Templos, es ver que este a cubierto de las perturbaciones externas. De estos trabajos internos estamos supuestos a salir mejor capacitados para realizar los trabajos externos.
LA AUTORIDAD DE LOS ANTIGUOS LIMITES
La autoridad impuesta es un gran estorbo en el camino de la masonería para la manifestación de su verdadero poder. Es evidente que los Antiguos Límites no tienen Fuerza de ley para merecer el respeto y la obediencia de todos los masones. ¿Por qué?.
Muchos de estos Límites no puedan derivar su autoridad de los usos y costumbres de los antiguos masones operativos por la simple razón de que estos no los practicaban. Aun algunos de los que ellos practicaban y que fueron adoptados por la masonería moderna, llevan, como estigma, un margen de duda en cuanto a la legitimidad de su origen masónico. Como ya se ha observado, los masones operativos tenían usos y costumbres que eran necesarios para sus gremios, pero que no tienen aplicación alguna en la masonería especulativa.
¡Cuántos usos y costumbres de los gremios de masones operativos hay, que constan en antiguos manuscritos hallados y que no fueron adoptados en la masonería moderna por una recopiladores! Agréguesele a esto el hecho de que los mismos no eran masones auténticos en el verdadero sentido de la palabra.
Todo en el universo tiene sus ciclos evolutivos. La masonería, a través de su larga vida, no ha sido ninguna excepción. Ha tenido períodos de gran auge y períodos en que decayó y prácticamente desapareció, para volver a surgir y tomar nueva fuerza y vigor, como el Ave Fénix de la mitología. Los períodos de decadencia provinieron, generalmente, por desviaciones de su cauce normal y de su objetivo.
El período de la masonería operativa (que obra y hace efecto), anterior al renacimiento de la masonería en 1717, fue uno de esos períodos de decadencia. Tomar a los masones operativos (constructores de templos), como modelo para la constitución de la nueva masonería, fue arrancar con una base dudosa. Se cuestiona aun la autenticidad de los documentos antiguos de masones operativos que sirvieron de fuente para la recopilación y adaptación de los Antiguos Límites.
Si tenemos en cuenta que la masonería, como institución, no es una creación moderna sino que, con el nombre de Francmasonería, entró simplemente en la corriente de la vida masónica en 1717, cualquier reforma que se haga en su organismo debe respetar sus principios milenarios, si es que se quiere evitar que se salga nuevamente de su cauce.
La masonería es el eslabón más antiguo que existe con el pasado; viene de una época tan remota que se pierde en las sombras del tiempo. Su origen va mucho más allá de los constructores de templos del siglo XVII, más allá del templo del rey Salomón, más allá de las pirámides de Egipto y de América, más allá de los Antiguos Misterios, que en un tiempo fueron custodios del trabajo masónico y de donde provino el término Logia, más allá de las Cuevas de la India y aun de esas antiquísimas y curiosas construcciones y figuras en la isla de Pascua y esas conocidas como stonehenge[11] en Inglaterra, en las cuales se practicaban la misma. Antes de que el nombre pudiera hablar y razonar inteligentemente, la masonería le enseñaba los misterios de la vida por medio de símbolos, el lenguaje más antiguo de todos.
¿Cómo puede la masonería moderna, con una visión amplia, basarse principalmente en las prácticas de los gremios de constructores de templos de época reciente para la constitución de su organismo?.
Nuestros Templos, con sus bóvedas celestes, son una reminiscencia de los inmensos Templos Masónicos sin techo que existieron miles de siglos atrás en la Edad de Piedra[12], de los cuales las mencionadas construcciones de Stonehenge son un remanente. Los Grandes Maestros, que presidieron la masonería en aquel remotísimo pasado, visualizaron que la misma era tan amplia e inclusiva que debía incluir en sus Templos a todo el universo. ¿Se ha vuelto este concepto un mero símbolo, un recuerdo en la masonería moderna?.
El templo subjetivo que cada masón está ayudando a construir, es tan vasto y elevado que abarca a todos los candidatos a la divinidad, de todas las razas, sexos y creencias.
La naturaleza de la masonería es tan ominiabarcante que no depende de autoridad alguna que la respalde. La coherencia asombrosa entre todas sus partes, entre sus enseñanzas y preceptos básicos, su simbolismo y constitución son el mejor sello de su autenticidad.
Estando tan a mano, parece increíble que durante todos estos últimos años los masones más eruditos no hayan buscado y encontrado, en el presente, otra base menos deleznable para los Antiguos Límites que la de documentos relativamente recientes, si se tiene en cuenta el hilo indestructible que une la trayectoria antiquísima de la masonería.
Evidentemente los fundadores de la masonería moderna buscaron con autoridad que los respaldara y, no encontrando otra mejor, recurrieron a manuscritos antiguos. Pero no tuvieron en cuenta que la autenticidad de todo dato histórico es siempre discutible, especialmente en lo que atañe a la masonería.
Debido al carácter realmente secreto que tenía la masonería en la antigüedad, ciertos conocimientos se observaban en la memoria y se trasmitían, como las Palabras Secretas en la actualidad, sólo “de boca a oído”, o con un doble sentido que sólo podía captar el que estaba capacitado mental y espiritualmente para ello. Por este motivo lo que era transmitido a la posterioridad estaba siempre sujeto a distorsiones. ¿Qué pruebas irrecusables hay, pues, de la exactitud de los preceptos que nos han llegado de esa remota antigüedad?.
Hay documentos “masónicos” famosos que son considerados apócrifos y contienen evidentes contradicciones. Algunos de los usos y costumbres de los masones operativos fueron alterados por Anderson[13], su recopilador, para adaptarlos a la masonería especulativa (Examinar, mirar con atención, Fig. meditar, contemplar, reflexionar). ¿Puede considerarse que la antigüedad es una prueba fehaciente de la legitimidad de éstos? o ¿es suficiente para ello la confianza en el criterio del hombre que los modificó?.
Aunque se procure ir mucho más lejos de lo que fueron los fundadores de la Francmasonería en 1717 para buscar autoridad, ¿es acaso suficiente la que ofrecen usos y costumbres que “trascienden todo recuerdo ”? ¿Es este hecho una prueba irrefutable de legitimidad?.
El término “Antiguos Límites ” fue elegido pensando que la fuerza de su autoridad emanaría principalmente de su antigüedad. Pero esta característica, por si sola, no es, en manera alguna, una base irrefutable. Puede que lo fue aceptable hace muchos siglos atrás no lo sea ahora, o no lo sea mañana.
¡Cuántos usos, costumbres y tradiciones de tiempo inmemorial no han desaparecido en los últimos tiempos! Si es discutible, pues, la autoridad de los Antiguos Límites, basados en su antigüedad, ¿en qué podrían fundarse para ser incontrovertibles? Hacia ello vamos.
Es indudable que el carácter mismo de la masonería hace indispensable que exista un criterio unánime para determinar en todos los tiempos qué es un Antiguo Límite y qué no lo es. De las tres características mencionadas anteriormente (antigüedad, universidad e inalterabilidad) la antigüedad evidentemente no puede ser jamás una base de criterio unánime. Quedan las últimas dos.
Cabe preguntarse finalmente; ¿pertenece la masonería a la antigüedad o al presente? Quizás en este interrogante se perfile una pequeña luz que nos muestre el camino de salida de esta situación incierta y desarticulada en que se encuentre la Francmasonería... si es que podemos ser llevados en nuestra búsqueda por las características de universidad y de inalterabilidad.
Cuando no existe la fuerza de la razón que respalde nuestra acción, recurrimos, indefectiblemente, a la fuerza de la autoridad o a la imposición. Esto ha surtido, evidentemente con la Francmasonería. Si este es su único camino, habría que admitir que no lo asiste la fuerza de la razón en lo que pretende realizar.
Hay Límites que son una ofensa a la inteligencia de quienes están supuestos a observarlos y jurar obedecerlos, porque no poseen las mencionadas características de universidad e inalterabilidad. El mundo de los significados se vuelve cada día más claro, y la gente acepta menos la autoridad ciegamente o por imposición. Quiere saber el por qué de todo. Los hombres se están liberando poco a poco de la tradición y la autoridad impuesta. No reconoce otra autoridad que la de su propia alma.
Cuando se abrió la puerta de la masonería moderna, hace más de dos siglos atrás, uno a uno de los masones entraron por ella, ciegos, sin ver o comprender lo que había dentro de los Templos, aceptándose todo en silencio. Según fue pasando el tiempo y las luces del Templo aumentaron en intensidad, uno a uno los masones llegaron al Oriente, viendo cada vez con más claridad y definición la razón de ser de todos los trabajos en claridad y definición la razón de ser de todos los trabajos en que participaban ciegamente en el Templo. Han llegado al momento actual en que sus voces se escuchan con intensidad, haciéndose preguntas y pidiendo explicaciones que estén de acuerdo con la luz que poseen.
Tocan de nuevo a las puertas de la masonería, pero ahora con una conciencia grupal para entrar en ella unidos y sin exclusivismo.
Debido a la creciente habilidad del hombre de percibir la realidad que ésta detrás de la forma externa de las cosas, pueda ahora reconocer mejor la verdad masónica y comprender con más claridad los Antiguos Límites de la Orden. Está ahora en condiciones de trabajar en la luz y no acepta más trabajar a ciegas.
Tenemos que estar obsesionados para no ver la Era de la Autoridad es cosa del pasado, como pueden atestiguarlo muchos padres en la actualidad. Existe una rebelión contra toda autoridad. Ella está siendo desafiada y cuestionada en todos los campos de la actividad humana. Si la masonería desea mantener bajo su égida a sus hijos, ha de ser por el reconocimiento de éstos de algo superior, inalterable en ella que merezca su admiración y respeto.
Hay muchos masones que no sólo consideran anticuados ciertos Antiguos Límites, sino también arbitrarios e impositivos, lesivos para la libertad de creencias, que es considerada sagrada para la masonería. ¿También razón para pensar así?.
La actitud científica reinante, debido al progreso fantástico de la ciencia, ha llevado al hombre a no aceptar nada porque si, y a buscar en sí mismo la razón de todo, lo cual es coincidente con la orientación masónica. Nada ha quedado inmune a la investigación. Nada es demasiado sagrado para ser cuestionado. Se está produciendo una verdadera crisis de autoridades.
Ahora se cuestiona en la masonería hasta la regularidad de su origen. La única base firme sobre la cual se puede construir en el futuro es el presente y la luz de la experiencia.
Tenemos que resignarnos a decirle adiós a las imposiciones arbitrarias. Pero esto no debe ser motivo de preocupación para la auténtica masonería. Si ella es una reproducción fiel del universo, como debe serlo, no tiene por que regirse por leyes arbitrarias.
Pero, para que surja a la luz una masonería depurada de incompatibilidades, es necesario rever las opiniones de pasadas generaciones, pese a la oposición natural de los conservadores y tradicionalistas que prefieren esconder la cabeza en la arena y dejar que las cosas sigan su curso.
Todo está evolucionando rápidamente: instituciones, tradiciones, costumbres, hábitos, conceptos y valores. No podemos pretender ser una excepción en medio de este mundo donde todo está cambiando en todos los aspectos de la vida. Lo que antes era aceptable para mentes poco maduras, ahora no lo es.
El ritmo de la vida se ha acelerado enormemente. El mundo gira mucho más rápido que antes. Es sistemático que el sol salga y se ponga en pocos minutos para los astronautas. Lo mismo sucede para los trabajos de la masonería.
En otras épocas tomaba siglos para producirse un cambio apreciable en la estructura social. Hoy suceden con una rapidez vertiginosa. Y en medio de este mundo en que vivimos, un viento cambiante de progreso está soplando fuertemente sobre una masonería anacrónica[14]. ¿Por cuánto tiempo podrá resistirlo?.
Hay muchos masones que reclaman una renovada búsqueda de la Luz en la Orden. Es la hora Cero de la masonería. Todos nuestros ritos y símbolos nos indican lo que esto significa.
Es necesario, sin embargo, tener sumo cuidado con lo que se cambia. No todo cambio es progreso. El afán de innovar termina casi siempre por ser destructivo si no se cuenta con una visión clara del significado esotérico o subjetivo de lo que se quiere cambiar, y de su relación con la totalidad, así como con el objetivo de luz interior que distingue a la masonería. De lo contrario las innovaciones pueden llevar a ésta a perder su carácter y su universidad. Algo de esto ha sucedido ya, debido en parte a que no hay una idea clara y un consentimiento unánime sobre la autoridad de los Límites existentes.
La masonería nos enseña a actuar sobre la escuadra y a encontrarnos sobre el nivel. No lo estamos haciendo. Estamos cerrando nuestros ojos a sus tres enemigos tradicionales en nuestras columnas, los cuales, como en el caso de nuestro Maestro Hiram, tratan de destruirla.
Todo el mundo masónico se halla involucrado en este crimen, sea cual fuere el Rito que practique o el procedimiento que siga. No podemos sustraernos, no efectivamente, a la realidad de esta situación, ni a las trágicas consecuencias de seguir en ella. La masonería navega en un barco bien construido en un mar muy peligroso.
CINCO CARACTERÍSTICAS ESENCIALES DE
LOS LIMITES MASÓNICOS
Todo Limite Masónico debe reunir indefectiblemente el conjunto de las siguientes cinco características:
1. Debe estar siempre presente
2. Debe tener coherencia[15] con todos los limites
3. Debe ser universal
4. Debe ser inalterable
5. Debe tener una relación subjetiva[16]
Los limites deben de estar siempre presentes que nunca pierdan su actualidad; el ser coherentes significa que todos deben tener una relación o más bien que vayan de acuerdo unos con otros; deben ser universalmente aceptados; para que exista presencia, coherencia y universalidad, es obvio que no deben ser alterados o modificados, esto le da a la masonería el carácter de única y reconocida mundialmente; todos los principios de nuestra institución deben de tener la base para la transformación del individuo, que ellos vayan de acuerdo a lo que todos pensamos, aquí yo creo que nosotros debemos de pensar como ellos están establecidos, previendo siempre que la experiencia de quienes los formaron y usaron fueron hombres con características de innovación y que pretendieron dar reglas para el buen funcionamiento de nuestra institución; pero también nos dan la oportunidad de especular y concluir que estamos de acuerdo con sus bases a observar.
Considero que todos los antiguos limites que aquí estudiamos y que los grandes autores masónicos no han encontrado ninguna base de aprobación legal, en realidad deben y creo que así son, observados en todas las leyes que nos rigen; en nuestra Gran Constitución, la de la Gran Logia de Tamaulipas, aparecen todos aunque no en una forma explicita, sino, en un forma indirecta, para ello veamos unos cuantos ejemplos.
Por ejemplo en el Art. 50º. Que habla de “Son deberes de todo Masón” en su Fracción VII.- “Conservar intacto el espíritu y la forma de la sociedad, trasmitirlo a sus sucesores sin alteración alguna, de acuerdo con las costumbres masónicas”(landmark 25) Articulo 50º. Son deberes de todo masón; fracción XI Instruir a los hermanos en el arte real (landmark 12); fracción XVI Guardar absoluto secreto de los trabajos masónicos, ya que la discreción, la prudencia, la moderación y la diligencia, son cualidades que deben distinguir al masón (landmark 23); así podemos encontrar en todas las leyes, en los reglamentos y principalmente en nuestras liturgias, la aplicación de estos principios.
Recordemos como empezamos el presente trabajo “La legislación masónica universal descansa sobre lo que se denomina “Ancient Landmarks” o Antiguos limites”.
En conclusión, toda la legislación que se pretenda hacer o renovar debe de tener como base para su creación la observación de los antiguos limites, tratar de no estar en contra de ellos, y en mi entender, si alguno no se toma en cuenta al pie de la letra, pero en si no contradice el sentido practico podría entonces ser aceptado por todos los masones que en esa legislatura estén sujetos.

Thursday, September 29, 2005

MANUSCRITO COOKE, 1410

Manuscrito Cooke, 1410 e.·. v.·.
Demos gracias a Dios, nuestro Padre Glorioso, creador del Cielo y de la Tierra y de todo lo que está en ellos y que Él conoce [en virtud] de Su Gloriosa Divinidad. Él hizo todas las cosas para ser obedecido, y muchas de ellas en beneficio de la Humanidad; les ordenó someterse al hombre, porque todas las cosas que son comestibles y de buena calidad [sirven] para el sostén del hombre. Y también ha dado al hombre inteligencia y habilidad en diversas cosas, y el Arte, por medio del cual podemos viajar por este Mundo para procurarnos la subsistencia, para hacer muchas cosas por la Gloria de Dios y también para nuestra tranquilidad y provecho. Si debiese enumerar todas estas cosas, sería demasiado largo de decir y de escribir.
Mostraré una de ellas, aunque me deje otras: esto es, de qué modo comenzó la Ciencia de la Geometría, y quiénes fueron los creadores de ella y de otras Artes, como se revela en la Biblia y en otras Historias. Voy a narrar, como he dicho, cómo y de qué modo comenzó esta digna Ciencia de la Geometría.
Has de saber que hay siete Ciencias Liberales, y luego sabrás por qué son llamadas de esta manera; y por qué de estas siete primeras derivan todas las Ciencias y Artes del Mundo, y especialmente por qué aquella, la Ciencia de la Geometría, es el origen de todas.
En cuanto a la primera, que es llamada el fundamento de la Ciencia, es la Gramática, que enseña al hombre a hablar y a escribir en modo justo. La segunda es la Retórica, que enseña al hombre a hablar decorosamente de manera justa. La tercera es la Dialéctica, y ella enseña al hombre a discernir lo verdadero de lo falso, y es llamada comúnmente Arte o [Filosofía]. La cuarta es llamada Aritmética, y enseña al hombre al Arte de los números, para calcular y contar todas las cosas. La quinta es la Geometría, que enseña al hombre los límites y la medida y la ponderación de los pesos de todas las Artes humanas. La sexta es la Música, que enseña al hombre el Arte del canto en las notas de la voz y del órgano, de la trompa, del arpa y de todos los demás instrumentos.
La séptima es la Astronomía, que enseña al hombre el curso del Sol y de la Luna y de las restantes Estrellas y Planetas del Cielo. Nuestro principal fin consiste en tratar del primer fundamento de la excelente Ciencia de la Geometría, y de quiénes fueron sus fundadores; como dije al principio, hay siete Ciencias Liberales, es decir, siete Ciencias o Artes que son libres en sí mismas, las cuales siete viven solamente por medio de la Geometría.
Y la Geometría es, como se dice, la medida de la Tierra: "Et sic dicitur a geoge pin Px ter a Latine e metrona quod est mensura. Unde Geometria i mensura terre vel Terrarum", o sea, que la Geometría es, como he dicho, Geo, la tierra, y metron, medida, y, así, el nombre de Geometría es compuesto, y se llama medida de la Tierra.No te maravilles de que haya dicho que todas las Ciencias viven sólo por la Ciencia de la Geometría, porque ninguna de ellas es artificial [que presuponga, como la Geometría, al artifex]. Ningún trabajo que el hombre haga es realizado sino por medio de la Geometría; una importante razón: si un hombre trabaja con las manos, trabaja entonces con cualquier tipo de utensilio, y no hay ningún instrumento hecho de cosas materiales de este Mundo que no provenga de la Tierra y a la Tierra retorne, y no existe instrumento, esto es, utensilio para trabajar, que no posea proporciones. Y proporción es medida, y utensilio, o instrumento, es Tierra. Por ello puede decirse que los hombres de este Mundo viven por el trabajo de sus manos.Muchas otras pruebas te he dado sobre por qué la Geometría es la Ciencia de la que viven todos los hombres razonables, pero esta vez no lo dejaré al largo proceso de la Escritura.
Y ahora procederé con mi argumento; comprenderás que de entre todas las Artes del Mundo, [la más importante] es el Arte del Hombre; el Arte de la construcción tiene la mayor importancia y la mayor parte en la Ciencia de la Geometría, como está escrito y dicho en la Storia, en la Biblia, en el Polycronicon, una crónica ilustrada, y en la Historia de Beda, en De Immagine Mundi y en el Ethimologiarum de Isidoro, en Metodio, obispo y mártir, y en muchos otros; digo que la Masonería es el principal [Arte] de la Geometría, como pienso que bien puede decirse, porque fue la primera en ser creada; como se dice en la Biblia, en el libro I del Génesis, capítulo 4. Y también todos los Doctores mencionados lo dicen, y algunos de ellos más abierta y simplemente [respecto] a como está dicho en la Biblia.
El Hijo directo de la estirpe de Adán, descendiente de las siete generaciones de Adán, antes del Diluvio, fue un hombre llamado Lameth, que tenía dos mujeres; de la primera, Ada, tuvo dos hijos: uno llamado Jabal y otro Jubal. El mayor, Jubal, fue el primer fundador de la Geometría y de la Construcción y construyó casas y es llamado en la Biblia "pater habitancium in tentoriis atque pastorum", es decir, padre de los hombres que viven en tiendas, o sea, en casas. Y fue maestro de Caín y jefe de todos sus trabajadores cuando hizo la Ciudad de Enoc, que fue la primera ciudad nunca construida y que Caín entregó a su hijo y la llamó Enoc. Y ahora es llamada Ephraim.
Y la Ciencia de la Geometría y de la Masonería fue por primera vez empleada e inventada como Ciencia y Arte, y por ello podríamos decir que fue el origen y el fundamento de todas las Artes y las Ciencias, y este hombre, Jabal, fue llamado "Pater pastorum". El maestro de la Historia y Beda, De Immagine Mundi, Polycronicón y muchos otros dicen que por primera vez él hizo la repartición de la Tierra, de modo que cada hombre pudiera individuar (conocer) su campo y su trabajo. Y dividió también rebaños y ovejas, y por eso podemos decir que fue el primer fundador de esta Ciencia.
Y su hermano Jubal o Tubal fue el fundador de la Música y del canto, como afirma Pitágoras en el Polycronicón, y el mismo Isidoro en sus Etimologías; en su I libro dice que fue el primer fundador de la música y del canto, del órgano y de la trompa, y que encontró la ciencia del sonido por los golpes de los metales gracias a su hermano Tubalcaín o Jubalcain.
La Biblia dice en verdad en el capítulo IV del Génesis que Lameth tuvo de otra mujer llamada Zillah un hijo y una hija. Sus nombres eran Tubalcaín, el hijo, y la hija fue llamada Naamah y, como dice el Polycronicón, fue la mujer de Noé; que esto sea o no verdad, no lo sabemos.
Te digo que este hijo, Tubalcaín, fue el fundador del Arte de la Herrería y de todas las Artes de los metales, esto es, del hierro, del oro y de la plata, como dicen algunos Doctores, y su hermana Naamah fue la fundadora del Arte del Tejido; hilaban el hilo y laboraban el hierro y se hacían vestidos como podían, pero la mujer Naamah encontró el Arte del tejido, que es ahora llamado el Arte de las mujeres; y estos tres hermanos sabían que Dios se vengaría del pecado, o con el fuego o con el agua, y pusieron el mayor cuidado para salvar las Ciencias que habían encontrado, y se aconsejaron entre ellos; y, gracias a su ingenio, se dijeron que había dos tipos de piedra de tal cualidad que la primera jamás podía ser quemada, y esta piedra es llamada mármol, y que la otra piedra no podía ser hundida, y esta piedra era llamada laterus. Y por ello idearon escribir todas las ciencias que habían encontrado en estas dos piedras, de manera que si Dios se vengaba con el fuego el mármol no fuera quemado, y si Dios se vengaba con el agua la otra piedra no se hundiera. Y por ello rogaron al hermano mayor de Jabal que construyera dos columnas con estas dos piedras, esto es, mármol y laterus, y que esculpiera en los dos pilares todas las Ciencias y las Artes que habían hallado. Y así se hizo, y por ello podemos decir que fueron muy hábiles en la ciencia que se inició y que persiguió su fin antes del Diluvio de Noé: sabiendo que la venganza de Dios se produciría, sea con el fuego o con el agua, los hermanos –como por una especie de profecía- sabían que Dios ordenaría una, y por ello escribieron en las dos piedras las siete Ciencias, pues pensaban que la venganza llegaría. Y ocurrió que Dios se vengó y hubo un tal Diluvio que todo el Mundo fue sumergido y murieron todos menos ocho personas. Y fueron Noé y su mujer y sus tres hijos y sus mujeres, y de estos hijos procede todo el Mundo. Y [los tres hijos] fueron llamados de este modo: Sem, Cam y Japhet. Y este Diluvio fue llamado el Diluvio de Noé, porque sólo se salvaron él y sus hijos.
Y muchos años después del Diluvio, como narra la Crónica, estas dos columnas fueron halladas y, como dice el Polycronicón, un gran doctor llamado Pitágoras encontró una, y Hermes, el filósofo, encontró la otra, y enseñaron las ciencias que en ellas hallaron escritas. Cualquier Crónica, la Storia y muchos otros doctos y principalmente la Biblia testimonian de la construcción de la Torre de Babel, y está escrito en la Biblia, Génesis, capítulo X, que Cam, hijo de Noé, generó a Nimrod, y que éste se convirtió en un hombre fuerte como un gigante y que fue un gran Rey. Y el inicio de su Reino fue el del verdadero Reino de Babilonia, de Arach y Archad y Calan y de la Tierra de Senaar. Y este mismo Nimrod inició la construcción de la Torre de Babilonia, y enseñó a sus obreros el Arte de la medida, y tenía muchos constructores, más de cuarenta mil. Y los amaba y los tenía en gran estima. Y esto está escrito en el Polycronicón y en otras Historias, y en parte atestiguado en la Biblia, en el capítulo X del Génesis, donde se dice que Asur, que era un pariente vecino de Nimrod, salió de la Tierra de Senaar y construyó la Ciudad de Nínive y de Plateas y muchas otras, y así dice: "De Terra illa i de Sennam egressus est Asure e edificauit Nunyven e Plateas civitatis e Cale e Jesen quoque inter Nunyven e hec est civitas magna".
La razón quiere que digamos abiertamente cómo y de qué modo fue fundado el oficio de la construcción, y quién fue el primero en darle el nombre de Masonería. Y deberías saber lo que está dicho y escrito en el Polycronicón y en Metodio, obispo y mártir, que Asur, que fue digno Señor de Senaar, pidió al Rey Nimrod que le enviara masones y operarios del Oficio que pudieran ayudarle a construir la ciudad que deseaba edificar. Y Nimrod le envió trescientos masones. Y cuando debían partir, les llamó ante sí, y les dijo esto: "Debéis acudir ante mi primo Asur para ayudarle a construir una ciudad, pero vigilad de que esté bien dirigida; os voy a dar un encargo provechoso para vosotros y para mí. Cuando lleguéis ante este Señor, procurad ser tan leales hacia él como lo sois conmigo; haced como si fueseis hermanos, y permaneced lealmente unidos; y que aquel que tenga mayor habilidad enseñe a su compañero y se guarde de guiarle contra vuestro Señor, para que así yo pueda recibir mérito y agradecimiento por haberos enviado ante él y por haberle enseñado el Arte". Y ellos recibieron el encargo de su patrón y Señor y llegaron ante Asur y construyeron la ciudad de Nínive, en el País de Plateas, y otras ciudades entre Cale y Nínive. Y de este modo, el Arte de la construcción fue engrandecido e impuesto como ciencia.
Los primeros antepasados de nosotros, los masones, tuvieron esta responsabilidad, como está escrito en nuestros Deberes, y también como lo hemos visto escrito ya en francés, ya en latín, y en la historia de Euclides; pero ahora diremos de qué manera Euclides llegó a tener conocimiento de la Geometría, así como está escrito en la Biblia y en otras historias. En el capítulo 12 del Génesis se dice que Abraham llegó a la Tierra de Canaan y nuestro Señor se le apareció y le dijo: "Os daré esta Tierra a ti y a tu descendencia", pero hubo una gran carestía sobre la Tierra y Abraham tomó a Sara, su mujer, con él, y marchó hacia Egipto en peregrinación, y mientras duró la carestía ellos permanecieron allí. Y Abraham, como dice la Crónica, era un hombre sabio y un gran Doctor y conocía las siete Ciencias y enseñó a los egipcios la Ciencia de la Geometría. Y este digno Sabio Euclides fue su alumno y aprendió de él. Y ellos le dieron por primera vez el nombre de Geometría, pues antes no tenía este nombre. Así, se dice en las Ethimologiarum de Isidoro, en el libro 5, capítulo I, que Euclides fue uno de los fundadores de la Geometría, y que le dio este nombre porque en aquel tiempo había un río en Egipto, el Nilo, que creció hasta tal punto en la tierra que los hombres no podían habitarla.
Por eso, este digno estudioso, Euclides, les enseñó a hacer grandes muros y fosos para retener el agua, y ellos, con la Geometría, midieron la tierra y la dividieron en muchas partes, y cada uno cerró su parte con muros y fosos, y por eso la tierra se hizo fértil y dio todo tipo de frutos y de jóvenes, de hombres y de mujeres; pero eran tantos los jóvenes que no podían vivir bien. Y los gobernantes, Señores del País, se reunieron en Consejo para ver cómo ayudar a sus hijos que no habían encontrado sustento. Y en este Consejo estaba este digno Docto Euclides, y cuando vio que no podían decidir sobre la cuestión, les dijo: "Tomad a vuestros hijos y ponedlos bajo mi mando, y yo les enseñaré una ciencia tal que vivirán con ella de los Señores, a condición de jurar que me serán fieles, y yo haré esto por vosotros y por ellos". Y el Rey y todos los Señores se lo garantizaron. Y ellos llevaron a sus hijos ante Euclides para que les dirigiese a su placer, y él les enseñó este Arte, la Masonería, y le dio el nombre de Geometría, a causa de la división del terreno que había enseñado a la gente en el tiempo de la construcción de las murallas y los fosos, e Isidoro dice, en el Ethimologiarum, que Euclides la llamó Geometría. Y él les dio el deber de llamarse uno a otro Compañero, y no de otra manera, porque pertenecían a un mismo Arte y eran de sangre noble e hijos de Señores. Y que el más hábil debía ser el guía en el trabajo, y ser llamado Maestro, y le atribuyó otros cometidos que están escritos en el Libro de los Deberes. Y así ellos trabajaron con los Señores de la Tierra, y construyeron Ciudades, Castillos, Templos y Palacios. En ese tiempo los hijos de Israel que habitaban en Egipto aprendieron el Arte de la Masonería. Y luego, cuando fueron conducidos fuera de Egipto, llegaron a la Tierra de Behest, que ahora se llama Jerusalén. Y el Rey David inició la construcción del Templo de Salomón. El Rey David amaba a los Masones, y les dio derechos como antes no tenían. Y en la construcción del Templo, en tiempos de Salomón, como se dice en la Biblia, en el 3º Libro Regum in tercio Regam, capítulo quinto, Salomón tenía ochenta mil constructores a su servicio. Y el hijo de Tiro era su jefe. Y en otras crónicas y en otros libros de Masonería se dice que Salomón les confirmó el encargo que David, su padre, había dado a los masones. Y el propio Salomón les enseñó en formas poco distintas de las usadas ahora. Y de allí esta importante ciencia fue llevada a Francia y a otras Regiones.
Hubo en un tiempo un digno Rey de Francia llamado Carolus Secundus, esto es, Carlos II, y este Carlos fue elegido Rey de Francia por la Gracia de Dios y por su estirpe. Y este mismo Rey Carlos era masón antes de ser Rey, y cuando llegó a Rey amó a los masones y les tuvo en gran estima, y les dio deberes y reglamentos conforme a su designio, y algunos de ellos todavía están en uso en Francia; y él mismo estableció que deberían reunirse en Asamblea una vez al año para hablar entre sí, Maestros y Compañeros, y para [deliberar quién] había de guiarles y [para enmendar] todas las cosas equivocadas.
Y poco después san Adabelio llegó a Inglaterra y convirtió a san Albano al Cristianismo. Y san Albano amaba a los masones y les dio por primera vez encargos y usos en Inglaterra. Y les fijó un tiempo conveniente para pagarles el trabajo. Y después hubo un importante Rey en Inglaterra llamado Athelstan, y su hijo más joven amaba la Ciencia de la Geometría, y sabía bien que el Arte manual del Oficio practicaba la Ciencia de la Geometría como los masones, por lo que los [reunió] en Consejo y adoptó la práctica de esta ciencia a la especulación, porque en la especulación era maestro y amaba a la Masonería y a los masones. Y él mismo se hizo masón y les dio encargos y nombres que todavía están en uso en Inglaterra y en otros Países. Y estableció que [los masones] deberían ser pagados razonablemente por su trabajo, y consiguió un decreto del Rey que [sancionó] el derecho a que se reunieran en Asamblea cuando creyeran que ha pasado un período razonable, y que vinieran [a escuchar] a sus Consejeros, como está escrito y se enseña en el Libro de nuestros encargos y deberes, por lo que dejo ya el argumento. Los Hombres de bien, por este motivo y de este modo, [hicieron así que] la Masonería comenzase.
Ocurría a veces que los grandes Señores no tenían grandes posesiones, así que no podían ayudar a sus hijos nacidos libres, porque tenían muchos, y por eso se aconsejaron sobre cómo podían ayudarles, y establecer que pudieran vivir honestamente. Y les enviaron a Sabios Maestros de la importante Ciencia de la Geometría, de modo que ellos, con su sabiduría, pudieran dar a los hijos una honesta manera de vivir. Por eso uno de ellos, llamado Englet, que fue un muy agudo y sabio fundador, estableció un Arte y lo llamó Masonería, y así, con su Arte, instruyó a los hijos de los grandes Señores a requerimiento de los padres y con la libre voluntad de los hijos; cuando fueron instruidos con gran cuidado, después de un cierto período, no todos fueron igualmente capaces, por lo que dicho Maestro Englet determinó que todos los que terminaran [el aprendizaje] con habilidad deberían ser admitidos [en el oficio] con honor, y llamó al maestro más hábil para instruir a los maestros menos hábiles, y fueron llamados maestros por la nobleza de su ingenio y por su habilidad en el Arte. De este modo, dicho Arte, iniciado en la Tierra de Egipto, se propagó de Tierra en Tierra, de Reino en Reino.
Después de muchos años, en el tiempo del Rey Athelstano, que fue Rey de Inglaterra, sus Consejeros y otros Grandes Señores, de común acuerdo, por graves culpas lanzadas contra los masones, establecieron una cierta regla para ellos; una vez al año, o cada tres años [si ello respondía] a los deseos del Rey y de los Grandes Señores del País y del pueblo, de provincia en provincia, y de país en país, se reunirían en Asamblea todos los masones y compañeros de dicho Arte, y en tales reuniones los Maestros serían examinados sobre los artículos [de la Constitución] que fueron luego escritos, y se estableció que fuese verificado si los maestros eran capaces y hábiles, para ventaja de su Soberano y para honor de su Arte. Y además se estableció que deberían cumplir bien su encargo de emplear los bienes, pequeños o grandes, de sus Señores, porque de ellos percibían la compensación por su servicio y su trabajo.
El primer artículo es éste: que cada maestro de este Arte debe ser sabio y leal hacia el Señor a quien sirve; y no pagar a ningún obrero más de lo que él piense que se merezca, distribuyendo sus beneficios verdaderamente como quisiera que fuesen dispensados los suyos, tras haber [tenido en cuenta] la escasez de grano y de víveres en el País, y no otorgando ningún favor, para que todos sean recompensados según su trabajo.
El segundo artículo es éste: que cada maestro de este Arte deberá ser informado antes de entrar en su Comunidad; que sean [recibidos] como conviene; que no puedan ser excusados [de su ausencia], sino sólo por algún motivo [válido]. Pero si son hallados rebeldes [frente a] tal Comunidad, o culpables, en cualquier modo, de daño hacia los propios Señores, los culpables en este Arte no serán perdonados de ningún modo [y serán juzgados, y se verificará] su expulsión, y aunque se hallen (en peligro de muerte), [o enfermos], sin riesgo de muerte, se avisará al maestro que sea el jefe de la Asamblea, [quien deberá juzgarle].
El tercer artículo es éste: que ningún maestro tome a un aprendiz por un período menor de siete años por lo menos, porque en un plazo menor no puede llegar propiamente a su Arte, y por consiguiente será incapaz de servir lealmente a su Señor y de comprender [el Arte] como un masón debe comprenderlo.El cuarto artículo es éste: que ningún maestro tome para instruir, sin provecho, a algún aprendiz al que esté unido con vínculos de sangre, ya que, a causa de su Señor, al cual está ligado, lo distraerá de su Arte y podrá llamarlo ante sí fuera de su Logia y del lugar donde trabaja; porque sus compañeros quizá le ayuden y combatan por él, y de aquí podría derivarse un homicidio –lo que está prohibido- y también por motivo de que su Arte se inició con los hijos de Grandes Señores nacidos libres, como ya ha sido dicho.
El quinto artículo es éste: que ningún maestro envíe a su aprendiz, durante el tiempo de su aprendizaje, a otro, pues ningún provecho puede salir de ello, y aunque piense que pueda agradar a su nuevo Señor, más importante es el provecho que podrá sacar el Señor del lugar en el cual ha sido adiestrado en su enseñanza.El sexto artículo es éste: que ningún maestro, por codicia o provecho, tome aprendices para enseñarles cosas imperfectas, y que tengan mutilaciones, por lo cual no puedan trabajar realmente como deberían.
El séptimo artículo es éste: que ningún maestro sea visto ayudando, o protegiendo, o siendo el sostenedor de ningún ladrón nocturno, por el cual [a causa del hurto] sus compañeros no puedan cumplir el trabajo diario y no puedan organizarse.El octavo artículo es éste: que no ocurra que ningún masón, que sea perfecto y hábil, venga a buscar trabajo y encuentre un modo de trabajar imperfecto e incapaz; el maestro del lugar recibirá al masón perfecto y echará al imperfecto para ventaja de su Señor.
El noveno artículo es éste: que ningún maestro tomará el puesto de otro, porque se ha dicho, en el Arte de la construcción, que nadie deberá terminar un trabajo comenzado por otro, para ventaja de su Señor; así que quien lo ha iniciado [tiene el derecho de] terminarlo a su modo, y sean cuales sean sus métodos.Esta resolución ha sido adoptada por varios Señores y maestros de diversas provincias y Asambleas de Masonería, y dice así:
El primer punto: es necesario que todos los que deseen ser Compañeros del mencionado Arte juren por Dios, por la Santa Iglesia y por todos los Santos, ante su maestro y sus Compañeros y hermanos.
El segundo punto: él [el Compañero] debe cumplir su trabajo diario en razón de lo que le sea pagado.
El tercer punto: él [debe aceptar] las resoluciones de sus compañeros en la Logia y en Cámara y en cualquier otro lugar.
El cuarto punto: no engañará a su Arte, ni lo perjudicará, o sostendrá afirmaciones contra el Arte o contra alguien del Arte, sino que lo mantendrá con dignidad, porque él puede.
El quinto punto: cuando reciba su paga, la tomará humildemente, ya que el maestro ha establecido el tiempo del trabajo, y el resto [por él] ordenado está permitido.El sexto punto: si una discordia cualquiera surge entre él y sus compañeros, deberá obedecer humildemente y permanecer a las órdenes del maestro, o, en su ausencia, del Vigilante [designado] por el maestro; en la siguiente fiesta religiosa se pondrá a disposición de los Compañeros; no en un día laborable, dejando el trabajo y el provecho de su Señor.
El séptimo punto: Que no desee a la mujer ni a la hija de su maestro o de sus compañeros; y si está casado, que no tenga concubina, porque podrían surgir discordias entre ellos.
El octavo punto: si ocurre que es nombrado Vigilante por su maestro, que sea un seguro transmisor entre su maestro y sus compañeros; y, en ausencia de su maestro, que lo sustituya con empeño, por el honor del maestro y para ventaja del Señor a quien sirve.
El noveno punto: si fuese más sabio y agudo que el compañero que trabaja con él en la Logia o en cualquier otro sitio, y si percibe que el otro debe dejar la piedra sobre la que está trabajando por falta de habilidad, y que puede enseñarle a corregir la piedra, deberá instruirlo, para que el amor crezca entre ellos y el trabajo del Señor no se eche a perder.
Sobre la Asamblea de Justicia.
Cuando el maestro y los compañeros sean avisados y lleguen a tales Asambleas, si es preciso serán invitados a participar, junto a los compañeros y el maestro de la Asamblea, el sheriff del Condado, o el alcalde de la Ciudad, o el Consejero más anciano de la Ciudad en la que se celebra la Asamblea, para servir de ayuda contra los rebeldes y para mantener el derecho del Reino.
Al principio [entran en el Oficio] hombres nuevos que nunca han sido culpables, de modo que no sean nunca ladrones, o [cómplices] de los ladrones, y que desarrollen su trabajo diario por la recompensa que de su Señor reciben, y un verdadero resumen den a sus Compañeros de las cosas que deben ser explicadas y escuchadas, y les amen como a sí mismos. Y deben ser fieles al Rey de Inglaterra y al Reino, y atenerse, con todas sus fuerzas, a los artículos mencionados.Después de esto se indagará si algún maestro o compañero, que haya sido instruido, ha infringido algún artículo, y allí se establecerá si ha hecho nunca tales cosas. Por ello, vale decir, si algún maestro o compañero, que haya sido avisado [de la acusación] antes de venir a tal Asamblea, se rebela y no acude, o bien haya transgredido algún artículo, si esto se demuestra, deberá renegar de su [pertenencia] a la Masonería, y no podrá usar jamás de su Arte. Y si osa practicarlo, el Sheriff del país en el que haya sido encontrado trabajando deberá meterlo en prisión y poner todos sus bienes en manos del Rey hasta que le sea mostrada y concedida la gracia.
Por este motivo, [los participantes] en esta Asamblea establecerán que tanto el más bajo como el más alto deben ser lealmente servidores de su Arte en todo el Reino de Inglaterra.
Amén. Así sea.

Wednesday, September 28, 2005

REGULARIDAD MASONICA - Gustavo Medina Diaz

Sobre REGULARIDAD MASÓNICA
GUSTAVO MEDINA DÍAZ
La noción de REGULARIDAD es una discusión que ha venido desde la aparición en público de la Masonería, prácticamente desde 1717, cuando se reúnen en Londres cuatro Logias que se constituyen en Gran Logia, entidad que antes no existía.
Con este hecho aparece el concepto de OBEDIENCIA como agrupación de Logias que aceptan un plan de trabajo Especulativo determinado, las que delegan parte de su soberanía en un organismo superestructural (Gran Logia), presidido por un Gran Maestro.
El diccionario de la Lengua castellana de la Real Academia Española define la palabra REGULARIDAD como la "exacta observancia de la regla". Ahora bien, la Masonería es una institución que tiene sus reglas las cuales sus asociados están en la obligación de respetar y cumplir bajo juramento.
Antes de 1717 la palabra Regularidad no tenía significado para la Masonería, puesto que la Logia como hoy la conocemos no existía y los masones especulativos-científicos se mimetizaban en las organizaciones operativas de finales del medioevo. Es decir, es seguro que no había organizaciones Iogiales, como tales, aunque los masones se reunieses en Logia; mucho menos había Grandes Logias, pues como sabemos la primera fue la de Londres. Por tal razón, aunque ya existiesen unas reglas, como los "Antiguos Usos y Costumbres", sin embargo no había una organización grupal definida y conocida que diera un sentido de pertenencia que obligara a practicar unas normas universales de comportamiento y organización.
Solo hasta después de 1722, cuando aparecen las "Constituciones" de Anderson, se dan los primeros pasos para fijar un modo de comportamiento de las organizaciones conocidas como Logias y Grandes Logias o de las Logias Particulares y Generales, como se les denominaba en aquella época.
En "LAS OBLIGACIONES DE UN FRANCMASON", escritas por Anderson y publicadas con sus Constituciones, se dice que una Logia es una asamblea o sociedad de Masones debidamente organizados y que cada hermano debe pertenecer a una y someterse a sus reglamentos y también a las Normas Generales.
Así mismo en los REGLAMENTOS GENERALES o CONSTITUCIONES de Anderson aparece por primera vez, en el numeral VIII, al referirse a la formación de las Logias, y en el XII, cuando hace mención a la formación de la Gran Logia, la expresión Logias Regulares, es decir, las que están sometidas a unas reglas u ordenamientos. "La Logia que trabaja bajo la autoridad legal del Poder de Constitución, se Ilama Regular." Este término, dice Mackey, se usó por primera vez en 1723 en la Primer edición de las Constituciones de Andérson.
Consultando otros autores, por ejemplo Frau-Abrines, dicen que " Logia Regular es aquella que cumpliendo con todas las prescripciones constitucionales, legalmente instalada y autorizada con patente de constitución de una Potencia Regular (Gran Logia), se halla incluida en el cuadro de Logias de su Jurisdicción."
Y añaden, "Una Potencia Regular (Gran Logia) es REGULAR cuando, reconocida universalmente como tal, se corresponde y cambia sus representantes con los de las demás Potencias Regulares del globo." Hay que tener en cuenta que la Masonería que practicamos reconoce a la Gran Logia Unida de Inglaterra como la Gran Logia madre, aún así seamos absolutamente soberanos a independientes como Grandes Logias.
La Gran Logia Unida, entre los Principios Básicos para el Reconocimiento de Grandes Logias, tiene el siguiente, acogido también por la Confederación Masónica Iberoamericana y otras confederaciones masónicas:
Regularidad de Origen: Cada Gran Logia deberá haber sido legalmente establecida por una Gran Logia debidamente reconocida o por tres o más Logias regularmente constituidas.
En el documento "Objetivos y Relaciones del Arte", la gran Logia Unida, refiriéndose a los principios de la masonería universal, entre los varios puntos qua señala dice en uno: "La Gran Logia (de Inglaterra) sabe que existen Cuerpos, intitulados por ellos mismos de Francmasones, los cuales no adhieren a estos principios, y mientras esa actitud exista la Gran Logia Unida de Inglaterra rechaza en forma absoluta tener cualquier relación con tales cuerpos o verlos como Francmasones."
La Confederación Masónica Colombiana, C. M. C., en sus Estatutos, Artículo 4°, establece: "La C. M. C. acoge las siguientes normas como "Requisito ineludible" para las Grandes Logias Confederadas y aspirantes:
1. Cada Gran Logia aspirante debe cumplir con los siguientes requisitos para su reconocimiento:
a) Obtener cesión de territorio y constitución legal por una Gran Logia regularmente constituida.
b) Constituirse con el respaldo de tres Grandes Logias, como mínimo, en territorio no ocupado por otra Gran Logia Regular.
2. Todas las Grandes Logias Confederadas deberán ejercer jurisdicción soberana sobre las Logias que las integran, sin admitir la existencia da ninguna autoridad masónica superior y solo podrá otorgar dentro de su jurisdicción los grados de Aprendiz, Compañero y Maestro Masón, aceptados por la Francmasonería Universal.
3. Las Grandes Logias confederadas no podrán mantener relaciones de amistad con cuerpos masónicos que no estén integrados en su totalidad por masones regulares. Este tercer punto es uno de los más importantes en la discusión que se tiene y es conveniente analizarlo más en detalle. Por un lado específica que la Gran Logia como entidad no puede tener relaciones de amistad con cuerpos que no sean regulares (formados por masones irregulares).
Por otro lado se debe tener en cuenta que las entidades están formadas por individuos y estas son lo que sus miembros son. Es decir no se puede desligar a unos de la otra ni viceversa. En el caso, los masones de una Gran Logia, o una parte de ellos, no pueden tener relaciones de ningún tipo con un cuerpo reconocido como irregular, pues eso hace que a la entidad a la cual pertenecen esos masones (en el caso la Gran Logia) se le considere como irregular.
Así mismo esa Gran Logia no puede permitir que su membresía, o una parte de ella, tenga relaciones de cualquier tipo con cuerpos no regulares, pues caería en violación de las reglas establecidas y se le consideraría irregular como entidad.

GRAN LOGIA UNIDA DE INGLATERRA Y GRAN ORIENTE FRANCÉS
Hacia mediados del S. XVIII, las nacientes dos tendencias de la Francmasonería actual se encasillaron en mutuas recriminaciones de acusaciones de irregularidad, las cuales subsisten a la fecha. Como referencia a los problemas y las discusiones de la regularidad e irregularidad, voy a hacer mención de lo escrito por el V:. H:. Robert Ambelain, en su libro el "Secreto Masónico", sobre las mutuas recriminaciones entre la Gr:. Log:. de Inglaterra y el Gr:. Oriente de Francia.
Gr:. Log:. Unidad de Inglaterra
En 1714, en Londres, el pastor presbiteriano James Anderson prepara a profanos en las ideas masónicas y a finales del año funda una logia con siete de ellos (entre los que se encontraba su yerno Jean Theóphile Désaguliers), que toma el nombre de la taberna donde se reúnen: "La Oca y la Parrilla".
Según Clement E. Stretton (18501915) y Thomas Carr (1924), masones de alto nivel, Anderson no es Maestro de Logia (Venerable Maestro) y que por Io tanto no puede transmitir la iniciación masónica y que ni siquiera es masón regular, ya que no se ha encontrado ningún rastro de su iniciación y que cuando más Ilega a Capellán de Logia, el cual necesariamente no era masón.
Tres años más tarde, en 1717, esos ocho masones irregulares, incluido Anderson, constituirán cuatro logias, tan irregulares como la primera: La Oca y la Parrilla, La Corona, El Manzano y El Cubilete y las uvas y el 24 de Junio de ese año se constituyen en la Gran Logia de Londres. A esta Gr:. Log:. se le llamó La Logia de los Modernos.
En 1751 los enemigos de esta Gr:. Log:. especulativa, constituyeron la Gr:. Log:. de Masones Aceptados y Libres, de acuerdo con las antiguas instituciones, y se conocieron como Logia de Antiguos.
Esta Gr:. Log:. recibió el apoyo de la Gr:. Log:. de Escocia creada en 1736. La Gr:. Log:. de Londres consiguió imponerse y en 1815 se produjo la reunificación de los Antiguos y los Modernos en la Gran Logia Unida de Inglaterra.
Gr:. Oriente de Francia.
Hacia finales del S. XVII había numerosas Logias militares, fundadas y funcionando en el seno de los regimientos.
Fueron esas Logias militares las que introdujeron la masonería especulativa en Francia con la llegada del Rey Jacobo II de Inglaterra, exilado en Saint-Germain-en Laye en 1688 con los regimientos fieles que le siguieron, compuestos por escoceses e irlandeses.
La primera Logia que al parecer blandió Mall:. en Francia, fue la Bonne Foi, en SaintGermain-en-Laye, fundada probablemente en 1700 por uno de esos regimientos, Tal parece que la primera Logia fundada en París fue la Saint Thomas de Canterbury, que más tarde se conoció con el nombre de Saint Thomas au Louis D'argent, en 1725.
En 1732 se constituye la Gran Logia de Francia, la cual nada tiene que ver con la actual Gran Logia de Francia, que fue fundada en 1897.
En 1756 los Enciclopedistas franceses de la Gran Logia de Francia, resolvieron independizarse de la Constitución de la Gran Logia da Londres y se declararon en una Sociedad Filosófica y Social y fundaron la Gran Logia Nacional de Francia en París.
Y aquí comienzan los anatemas de irregularidad emitidos por Londres, cuya causa aparente y primaria es que no le gustó que la masonería francesa se le hubiese independizado. Esta Gran Logia se extinguió y el 5 de Abril de 1772 se formó el Gran Oriente de Francia.
En 1877 el Gran Oriente de Francia acepta retirar del Ara de los Temp:. la Biblia como Libro de la Ley y adopta la libertad absoluta de conciencia y pensamiento y conviene en que se puede ser Francmasón creyendo en un Dios verdadero, pero también sin tener tal creencia.
Esto avivó el fuego y definitivamente la Gran Logia Unida de Inglaterra profundizó aún más, si se puede decir, el anatema de irregularidad contra el Gran Oriente Francés.
Conclusión
Se concluye que:
a) La Gran Logia Unida de Inglaterra sindica al Gran Oriente Francés de ser un ente irregular desde que se separó en 1756 y reafirma tal sentencia en 1772 y luego en 1877 con más fuerza, al inculpar al Gran Oriente de ateo. Esta recriminación subsiste y actualmente no existen relaciones de fraternidad entre las dos tendencias.
b) El Gran Oriente de Francia señala a la Gran Logia Unida de Inglaterra como irregular, pues sostiene que no fue fundada por francmasones auténticos, regularmente iniciados y en poder de constituir Logias, como se cree fue el caso de Anderson y los componentes de las cuatro Logias que constituyó para luego crear la Gran Logia de Londres.
Pareciera como si ninguno de los dos tuviese la razón, pues si la masonería francesa fue un producto de la masonería inglesa de la Gran Logia de Londres, ¿no será que ambos son igualmente irregulares al tener el mismo origen?
Esta seguirá siendo una larga discusión sobre regularidad y puede ser interminable, pues parece que está planteada entre intolerables seres humanos y no entre masones.
Lo que puede ser cierto es que tan masones son los unos como lo son los otros y que la hermandad y la fraternidad universal son únicas.

LOS ESTATUROS SCHAW DE 1598

LOS ESTATUTOS SCHAW DE 1598

En Edimburgo, el vigésimo octavo día de diciembre del año de Dios 1598.
Estatutos y ordenanzas que deben observar todos los maestros masones de este reino, establecidas por William Schaw, Maestro de Obras de Su Majestad (el rey Jacobo VI) y Vigilante General de dicho oficio, con el consentimiento de los maestros abajo firmantes.
1.- Primeramente, observarán y guardarán por sus predecesores de memoria todas las ordenanzas precedentemente establecidas concernientes a los privilegios de su oficio, y en particular serán sinceros los unos con los otros y vivirán juntos en la caridad habiéndose convertido, por juramento, en hermanos y compañeros de oficio.
2.- Obedecerán a sus Vigilantes, diáconos y maestros en todo lo concerniente a su oficio.
3.- Serán honestos, fieles y diligentes en su labor, y se dirigirán con rectitud a los maestros o propietarios de las obras que emprendan, tanto si son pagados a destajo, o alojados y alimentados o pagados por semanas.
4.- Nadie emprenderá una obra, grande o pequeña, que no sea capaz de ejecutar con competencia, bajo pena de una multa de cuarenta libras o del cuarto del valor de dicha obra, sin perjuicio de las indemnizaciones y compensaciones a pagar a los propietarios de la obra según la estimación y el juicio del Vigilante General, o en su ausencia, según la estimación de los vigilantes, diáconos y maestros del condado donde dicha obra esté en construcción.
5.- Ningún maestro tomará para sí la obra de otro maestro después de que éste lo haya convenido con el propietario de la obra, ya sea por contrato, acuerdo con arras o acuerdo verbal, bajo pena de una multa de cuarenta libras.
6.- Ningún maestro retomará una obra en la cual otros maestros hayan trabajado anteriormente hasta que sus predecesores hayan recibido el salario del trabajo cumplido, bajo pena de la misma multa.
7.- En cada una de las logias en que se distribuyen los masones se escogerá y elegirá cada año un vigilante que estará a cargo de la misma, ello por sufragio de los maestros de dichas logias y con el consentimiento de su Vigilante General si se halla presente. Si no es así, se le informará de que un vigilante ha sido elegido por un año, a fin de que pueda enviar sus directrices al vigilante elegido.
8.- Ningún maestro tomará más de tres aprendices a lo largo de su vida si no es con el consentimiento especial de todos los vigilantes, diáconos y maestros del condado donde vive el aprendiz que él quiere tomar de más.
9.- Ningún maestro tomará ni se atribuirá un aprendiz por menos de siete años, y tampoco será permitido hacer de este aprendiz un hermano y compañero del oficio hasta que haya ejercido otros siete años tras el fin de su aprendizaje salvo dispensa especial concedida por los vigilantes, diáconos y maestros reunidos para juzgarlo, y que se haya probado suficientemente el valor, cualificación y habilidad de aquél que desea ser hecho compañero del oficio; ello, bajo pena de una multa de cuarenta libras a percibir de aquél que haya sido hecho compañero del oficio contrariamente a esta ordenanza, sin perjuicio de las penas que se le puedan aplicar por la logia a la cual pertenezca.
10.- No se permitirá a ningún maestro vender su aprendiz a otro maestro, ni liberarse por dinero con respecto al aprendiz de los años de aprendizaje que aquél le debe, bajo pena de una multa de cuarenta libras.
11.- Ningún maestro recibirá aprendices sin informar al vigilante de la logia a la cual pertenece, a fin de que el nombre de dicho aprendiz y el día de su recepción puedan ser debidamente registrados.
12.- Ningún aprendiz será entrado sin que sea respetada la misma regla, a saber, que su entrada sea registrada.
13.- Ningún maestro o compañero del oficio será recibido o admitido si no es en presencia de seis maestros y de dos aprendices entrados, siendo el vigilante de la logia uno de los seis; el día de la recepción, dicho compañero del oficio o maestro será debidamente registrado y su nombre y marca serán inscritos en el libro juntamente con los nombres de los seis que lo han admitido y los de los aprendices entrados; igualmente, se inscribirá el nombre de los instructores que se deban elegir para cada recipiendario. Todo ello, con la condición de que ningún hombre será admitido sin que se le haya examinado y se haya probado suficientemente su habilidad y valor en el oficio al que se consagra.
14.- Ningún maestro trabajará en una obra de masonería bajo la autoridad o dirección de otro hombre de oficio que haya tomado a su cargo una obra de masonería.
15.- Ningún maestro o compañero de oficio acogerá un cowan * para trabajar con él, ni enviará a ninguno de sus ayudantes a trabajar con los cowan, bajo pena de una multa de veinte libras cada vez que alguien contravenga esta regla.
16.- No se permitirá a un aprendiz entrado emprender una tarea u obra para un propietario por un valor superior a diez libras, bajo pena de la misma multa precedente, a saber, veinte libras; y después de haber ejecutado esta tarea, no empezará otra sin el permiso de los maestros o del vigilante del lugar.
17.- Si estalla alguna disputa, querella o disensión entre los maestros, los ayudantes o los aprendices entrados, que las partes en presencia comuniquen la causa de su querella a los vigilantes y a los diáconos de su logia en un plazo de veinticuatro horas, bajo pena de una multa de diez libras, a fin de que puedan reconciliarse y ponerse de acuerdo y de que su diferendo pueda ser allanado por dichos vigilantes, diáconos y maestros; y si sucede que una de las partes se empeña y se obstina, serán excluidos de los privilegios de su logia respectiva y no les será permitido volver a trabajar en ella hasta que reconozcan su error ante los vigilantes, diáconos o maestros como se ha dicho.
18.- Todos los maestros emprendedores de obras velarán para que los andamiajes y las pasarelas estén sólidamente instalados y dispuestos, a fin de que ninguna persona empleada en dichas obras se lastime como consecuencia de su negligencia o su incuria, bajo pena de ser privados del derecho de trabajar como maestros responsables de obra y de ser condenados por el resto de sus días a trabajar bajo las órdenes de otro maestro principal que tenga obras a su cargo.
19.- Ningún maestro acogerá ni empleará al aprendiz o al ayudante que haya escapado del servicio de otro maestro; en el caso que lo haya acogido por ignorancia, no lo conservará con él cuando sea informado de la situación, bajo pena de una multa de cuarenta libras.
20.- Todas las personas pertenecientes al oficio de masón se reunirán en un tiempo y en un lugar debidamente anunciado, bajo pena de una multa de diez libras (en caso de ausencia).
21.- Todos los maestros que hayan sido convocados a una asamblea o reunión prestarán el juramento solemne de no ocultar ni disimular las faltas o infracciones que hayan podido cometer los unos respecto a los otros, así como las faltas o infracciones que tales hombres (de oficio) tengan conocimiento de haber podido cometer hacia los propietarios de las obras que tienen a su cargo; ello, bajo pena de una multa de diez libras a pagar por aquéllos que hayan disimulado tales faltas.
22.- Se ordena que todas las multas previstas anteriormente sean aplicadas sobre los delincuentes y contraventores de las ordenanzas por los vigilantes, diáconos y maestros de las logias a las cuales pertenezcan los culpables, y que el producto sea distribuido "ad píos usus" según la conciencia y parecer de dichas personas.
Y con el fin que estas ordenanzas sean ejecutadas y observadas tal como han estado establecidas, todos los maestros reunidos en el día indicado precedentemente se comprometen y obligan a obedecerlas fielmente. Es por ello que el Vigilante General les ha requerido firmar el presente manuscrito de su propia mano, a fin de que una copia auténtica sea enviada a cada logia particular de este reino.

William Schaw Maestro de Obras

Traducción: Mireia Valls

Nota * La palabra cowan, seguramente de origen escocés, designaba antiguamente a los albañiles que no estaban iniciados en el arte masónico ni conocían los secretos del oficio. Según los textos eran aquellos que no estaban cualificados para recibir la palabra del masón, aquellos que "construían muros con piedras no desbastadas y sin cal".

Friday, September 23, 2005

REGULARIDAD MASONICA - G:.L:. DE ESPAÑA

REGULARIDAD MASÓNICA
M\R\G\L\ de España
La Masonería es una Orden iniciática y esotérica que territorialmente se organiza en Grandes Logias o en Grandes Orientes de ámbito nacional; En los países de estructura federal pueden tener ámbito estatal. Tanto las Grandes Logias como los Grandes Orientes son también conocidos como Obediencias.
Desde el nacimiento de la Masonería moderna o especulativa, con la constitución en 1717 de la Gran Logia de Londres –desde la secular Masonería operativa o antigua–, se estableció la costumbre del mutuo reconocimiento entre sí de aquellas Grandes Logias o Grandes Orientes que por cumplir con ciertas normas se reconocen mutuamente regulares, es decir, que siguen estrictamente las primitivas normas de la Orden.
En nuestros días para que una Obediencia sea reconocida regular por las demás debe acreditar que cumple con los siguientes principios básicos:
1. Regularidad de origen. Toda Gran Logia deberá ser regularmente establecida por una Gran Logia reconocida o por tres o más Logias regularmente constituidas.
2. La creencia en el Gran Arquitecto del Universo y de su voluntad revelada, debe constituir una obligación esencial para todos sus miembros.
3. Todos los iniciados deberán jurar su Obligación sobre el Volumen de la Ley Sagrada, debidamente abierto, donde esté la revelación de lo anteriormente citado, de conformidad con la conciencia particular de la persona que sea iniciada[1].
4. Que solo pueden ser miembros de la Gran Logia, así como de las Logias en particular, exclusivamente varones y que la Gran Logia no tenga relaciones masónicas de ninguna clase, con cualquier tipo de Logias o cuerpos que admitan, como miembros, a personas de sexo femenino.
5. Que la Gran Logia debe tener jurisdicción soberana sobre las Logias bajo su obediencia; que por lo tanto debe de ser responsable, independiente y con gobierno propio, con la sola e indiscutible autoridad sobre los tres grados de aprendiz, compañero y Maestro Masón en toda su jurisdicción y no debe, en ningún caso, estar sujeta a compartir dicha autoridad con un Supremo Consejo o con cualquier otro poder que reclame algún control o supervisión sobre estos grados.
6. Que las Tres Grandes Luces de la Masonería (el Volumen de la Ley Sagrada (1) la Escuadra y el Compás) deben siempre estar presentes cuando la Gran Logia o sus Logias subordinadas estén trabajando, siendo el principal de ellas el Volumen de la Ley Sagrada (1).
7. Que las discusiones sobre religión o política en las Logias deben de ser estrictamente prohibidas.
8. Que los Antiguos Principios, Usos y Costumbres, así como los Landmark de la Orden deben ser estrictamente observados.
Habiendo sido aceptada por la mayor parte de las Grandes Logias Regulares del mundo una Regla de Doce Puntos cuyo cumplimiento es exigido por todas ellas para obtener el reconocimiento como Obediencia regular:
1. La Francmasonería es una Fraternidad iniciática, que tiene como fundamento tradicional la creencia en Dios, el Gran Arquitecto del Universo.
2. La Francmasonería se basa en los “Antiguos Deberes” y en los “Landmarks” de la Fraternidad; especialmente en cuanto al absoluto respeto a las tradiciones específicas de la Orden, esenciales para la regularidad de la Obediencia.
3. La Francmasonería es una Orden a la cual no pueden pertenecer más que los hombres libres y respetables, que se comprometan a poner en práctica un ideal de Paz, Amor y Fraternidad.
4. La Francmasonería tiene como objetivo el perfeccionamiento moral de sus miembros, así como el de la humanidad entera. La Francmasonería
5. La Francmasonería impone a todos sus miembros la práctica exacta y escrupulosa de los rituales y simbolismos, como modo de acceso al Conocimiento por las vías espirituales e iniciáticas que le son propias.
6. La Francmasonería impone a sus todos sus miembros el respeto a las opiniones y creencias de cada uno. Prohíbe en su seno toda discusión o controversia política o religiosa. Así se constituye en centro permanente de Unión Fraternal, donde reina una comprensión tolerante y una fructífera armonía entre los hombres, los cuales, sin ella, hubieran permanecido extraños los unos de los otros.
7. Los Francmasones toman sus obligaciones sobre un Volumen de la Ley Sagrada, con el fin de dar al juramento o promesa prestados sobre el mismo el carácter solemne y sagrado indispensable para su perennidad.
8. Los Francmasones se reúnen, fuera del mundo profano, en Logias donde deben estar siempre presentes las Tres Grandes Luces de la Orden: un libro de la ley Sagrada, una Escuadra y un compás, para trabajar según el rito, con celo y asiduidad, conforme a los principios y reglas prescritas por la Constitución, Estatutos y Reglamentos Generales de la Obediencia.
9. Los Francmasones no deben admitir en sus Logias mas que hombres, de reputación perfecta, personas de honor, leales y discretos dignos bajo todo punto de vista de ser hermanos y aptos para reconocer los límites del dominio del hombre y el infinito poder del Eterno.
10. Los Francmasones cultivan en sus Logias el amor a la patria, el sometimiento a las Leyes y el respeto a las Autoridades constituidas, y consideran el trabajo como el Deber primordial del ser humano y honrarlo en todas sus formas.
11. Los Francmasones contribuyen, por el ejemplo activo de su sabio, viril y digno comportamiento, al esplendor de la Orden, dentro del respeto al secreto masónico.
12. Los francmasones se deben mutuamente ayuda y protección fraternales, aun en caso de peligro de su propia vida. Practican el arte de conservar, en toda circunstancia, la calma y el equilibrio indispensables para una perfecta maestría de si mismos.
En España, la Obediencia reconocida por la Masonería Universal es la GRAN LOGIA DE ESPAÑA.
Las Grandes Logias admitidas como regulares son 155 en el mundo y mayoritariamente tienen establecido el mutuo reconocimiento. La Gran Logia de España está reconocida y tiene relaciones fraternales con la práctica totalidad de ellas.

[1] En España el Volumen de la Ley Sagrada que se utiliza en la práctica totalidad de las Logias es la Biblia; no obstante, podría ser la Torá o el Corán si la mayoría de los miembros de la Logia pertenecieran a una de esas religiones o así lo decidiera la Logia. En Israel no es infrecuente que las Logias utilicen al mismo tiempo la Torá, el Corán y la Biblia.

¿QUE ES REGULARIDAD?

¿qué es regularidad?

Es necesario discernir entre regularidad y reconocimientos, teniendo muy claro que son dos cosas absolutamente diferentes y que lo uno no implica necesariamente lo otro. A lo largo de la historia ha habido, y hay, muchas Grades Logias absolutamente regulares que, sin embargo, por múltiples causas, no han sido reconocidas por sus pares.
Stricto sensu es regular todo Cuerpo Masónico constituido con arreglo a las leyes, tradiciones, usos y costumbres de los antiguos, libres y aceptados masones, más con acatamiento y cumplimiento a los landmark generalmente aceptados que, además, trabaje en un Rito masónico universalmente reconocido como tal. Es regular todo masón así nacido o posteriormente regularizado, siempre que trabaje en una Logia regular. Mas, también stricto sensu, deja de ser regular todo Cuerpo Masónico o todo masón que se aparta en sus trabajos, en su realidad del día a día, de esa regularidad de principio.
Son Grandes Logias reconocidas todas aquellas que, regulares, o no regulares stricto sensu, tienen el reconocimiento de, al menos, tres Grandes Logias de las que entre ellas se reconocen regulares.
Es irregular toda Gran Logia constituida sin la observancia de las leyes, tradiciones, usos y costumbres de los antiguos, libres y aceptados masones, así como todas aquellas que, regularmente constituidas, en sus trabajos no sean consecuentes con los dichos principios o no respeten los landmark universalmente reconocidos. Por ampliación, son irregulares los masones nacidos y no regularizados posteriormente, o aquellos que son miembros y trabajan en Logias pertenecientes a Grandes Logias Irregulares; ni que decir tiene que son irregulares todos aquellos masones nacidos o que trabajan en las llamadas Logias salvajes.Dicho lo cual, quisiera llamar vuestra atención sobre el mal uso que se hace de lo que no es sino un adjetivo calificativo que en ningún momento debería ser considerado o usado como peyorativo o despectivo, pues en definitiva regular o irregular no es sino una forma de describir con una sola palabra las distintas sensibilidades de ver y vivir la Masonería. Desgraciadamente la soberbia irracional de los unos, es decir, el fundamentalismo, y la irresponsabilidad absoluta de los otros junto a sus ansias reformadoras, han abierto un abismo entre las dichas Masonería regular e irregular. Abismo que desde la lista acacia hemos intentado y creo que conseguido superar, tendiendo puentes que unen ambas orillas, puentes que si no han acercado a los aparatos administrativos que a menudo se consideran dueños y señores de la Masonería, si lo han hecho con centenares de HH.·. de todo Iberoamérica.
Personalmente y acatando plenamente, como miembro que soy de una Gran Logia Regular y Reconocida, todo aquello que he jurado acatar y defender, manifiesto mi más absoluta inconformidad con la división de la Masonería, tanto con los que desde posturas integristas propician y eternizan la división al creerse con derecho a otorgar bulas de legitimidad, como con los que desde la ignorancia de lo que es la Masonería, en su diarrea reformadora se han separado del Ser y los Principios fundacionales, o de los que por disputas muchas veces banales, cuando no simplemente por personalismos profanos y en todo caso antimasónicos, propician el nacimiento de nuevas Grandes Logias que, por nacer irregularmente y ocupar territorios de otras Grandes Logias, quedan condenadas a perpetuar y agrandar el abismo de la división.
Por lo dicho y por otras razones que prudentemente callo, hace años que uso el termino Masonería ortodoxa, en contraposición con aquella que por no respetar normas ni principios debo considerar heterodoxa.
Masonería ortodoxa es toda aquella que respeta y cumple ortodoxamente, es decir, sin ir más allá ni quedarse más acá, con las normas y leyes de la Masonería, entendida como lo que es, es decir, una Orden Iniciática, Esotérica, Elitista y Caballeresca. Ortodoxa es la que se mantiene fiel a los principios de la Masonería inmediatamente anterior a las divisiones del segundo tercio del siglo XIX. Masonería ortodoxa es aquella que, regular o irregular, reconocida o no reconocida, se dedica a la formación del hombre –entendido cada uno de ellos como un ser único e individual– y lo hace en conformidad con los principios iniciáticos, espirituales, éticos y morales que, como Alta Cátedra Moral, propugna la Masonería desde su misma génesis. Es aquella que no invade terrenos que no son los que corresponden a la Masonería, por ejemplo el de la política.Masonería heterodoxa es toda aquella que entra en colisión con la ortodoxia masónica. Por ampliación y a modo de ejemplo, es heterodoxa aquella que olvidando que la primera Gran Logia de la Masonería Especulativa –la Gran Logia de Londres– nació de la unión de tres Logias preexistentes, impone la primacía de la Gran Logia sobre las Logias, cuando sus funciones solo son administrativas, sus poderes por delegación y, por no tener, no tiene ni el poder de iniciar. Es toda Gran Logia que olvida que es en la Logia en la que pervive la legitimidad masónica y a través de la Logia como se ejerce la soberanía masónica. Heterodoxa es toda Gran Logia –da lo mismo que venga considerada regular o irregular– que impone normas y reglamentos internos que secuestrando la soberanía que reside en el pueblo masónico y se expresa a través de las Logias, dejan el gobierno de la Gran Logia o las Grandes Asambleas en manos de pequeños grupos de HH.·.... o bajo el control de indignos poderes fácticos. Heterodoxa es toda estructura masónica que se pretenda plataforma de poder, de negocios, de acción política, etcétera.Heterodoxo es todo masón que, por no entender absolutamente nada del Ser de la Masonería y del Ser del masón, planifica su paso por la Orden en clave de “carrera masónica”.Me ha pedido un Q.·. H.·. de mi Logia madrileña que explique las razones por las que la Masonería es una Orden, además de Iniciática y Esotérica, Elitista y Caballeresca, y lo haré hoy porque viene al hilo con el antimasónico concepto de “carrera masónica”.
La Masonería es elitista por lo mismo que desde el inicio de los tiempos han sido siempre las elites de cada sociedad, de cada civilización, de cada cultura, las que se han dedicado a formarse cultural, espiritual, ética y moralmente al servicio de la humanidad. Elites son y han sido cuantos seres humanos, conscientes de su trascendencia, no han limitado sus vidas a comer, dormir y fornicar; los que, muy al contrario, las han dedicado a, en cualesquiera manera, contribuir desde su formación y evolución personal a la formación, bienestar y evolución de sus semejantes. Contrario a elites son todos aquellos que sus actos y obras tiene siempre como punto de origen o de destino el interés personal, el egoísmo, la ambición por honores o bienes materiales. Son aquellos para los que el yo sustituye y anula el nosotros, el propio interés al interés común, la estrechez a la amplitud de miras, el hoy al mañana; son el mundo profano, los metales, los vicios, las bajas pasiones... o la utilización de la Masonería para fines que no la son propios.La Masonería es caballeresca, además de porque algunos de sus Ritos y grados tienen su origen en Ordenes de Caballería como el Temple, porque a sus miembros, a los masones que realmente lo son, les mueve el servicio desinteresado a la Humanidad, porque para el iniciado, como para el miembro de las antiguas Ordenes de Caballería, para el Caballero Andante, la llegada a la meta no se premia con dinero u honores, sino con la íntima satisfacción del deber cumplido, de haber llegado. Porque salvando el tiempo y el espacio la Masonería mantiene viva la búsqueda del Grial... para nosotros los masones la Palabra Perdida.Alguna vez un H.·. de la lista dijo que él no se consideraba ni elite ni caballero ¡pues peor para él!, sobre todo porque no ha entendido nada de nada, por que por desconocer, desconoce hasta el valor y profundo significado de las palabras, porque despojando al masón de lo inmaterial lo transmuta en simple profano.FraternalmenteMiguel A. de Foruria

A lo largo de los años, sobre temas relacionados con la Masonería, he oído y leído cosas disparatadas, pero eso de "la Mas.: en Uruguay fuera desprovista de Regularidad de la potencia que le otorga tal condicion.” es el disparate mayor en los últimos tiempos, dicho sea con todo el respeto y consideración al Q.·. H.·. que tal ha escrito.

Seamos serios, HH.·., porque con esas desviaciones de los conceptos malamente podremos formar a los nuevos masones.

La regularidad no la otorga ninguna potencia y, por ello, ninguna potencia puede desproveer de ella. Se es o no se es regular y tal condición que, se tiene o no se tiene, viene reconocida, o no, por las potencias masónicas que entre ellas se reconocen regulares. Una Gran Logia es considerada regular sí tres Grandes Logias Regulares la reconocen como tal, y punto.

Insisto una vez más en que una cosa es la regularidad y otra los reconocimientos.

Hay unas normas que una Gran Logia debe reunir para poder ser reconocida como regular por las que ya se reconocen tales entre sí. Se puede ser regular y no tener esos reconocimientos... y se puede ser irregular y, por desgracia –la vida es así– tenerlos. Lo que no existe es ninguna Gran Logia que tenga el poder de dar o retirar la regularidad, ninguna puede ir más allá de reconocer o desconocer. Distinto es que unos reconocimientos sean más significativos que otros. Una cosa es estar reconocido por la Gran Logia de Gana, si es que existe, y otra estarlo por la Gran Logia de Alemania, es un decir.

Dicho esto, si yo tuviera el poder de reconocer o desconocer, jamás reconocería a una Gran Logia que pone su propia constitución, o la del país, al mismo nivel del V.·. de la L.·. S.·.; pero como nunca tendré ese poder, ni lo quiero, pues todo se queda en la tristeza de ver como la Masonería poco a poco pierde su Ser como Orden Iniciática, según se van confundiendo más y más las churras con las merinas.

A Miguel A. de Foruria

Quien se escuda en un saludo final tildandolo de fraterno no le exime de responsabilidad en la INTOLERANCIA y SOBERBIA con la que expresa sus dichos.
Sigo creyendo que los HH se deben expresar con respeto y no calificar dichos de otros de "DISPARATES". Cosa que no es recibo por este H.: que quizas pudo haber incurrido en errores de comunicacion, los cuales parece Ud. no tener ninguno. Pero sepa Miguel que su INTOLERANCIA no me hará cayar pues estoy cansado de conocer HH que dicen una cosa y practican otra. Si argumentara y no CALIFICARA todos aprenderiamos o no nos sentiriamos por lo menos lesionados.

Por otro lado aprovecho a contestar a otro QH , Leguisamo: La verdad es que no puedo abundar mas pues yo no he vivido ese proceso y solo lo se por lo qie me han explicado mis HH.: "mayores".

Por otro lado tampoco deseo hablar mas de este tema y estaré atento al desarrollo de la comunicación en la lista, pues reacciones como la de M.A de Foruria no son propias de una MASON. Hace muy pocos dias que me inscribí y realmente no se si deberia seguir.


M.:M.: Augusto Santana Massiotti1er. Vig.: R.:L.:S.: Hermandad de la CostaGran Log.: de la Mas.: del Uruguay


Como muy bien ha manifestado mi H.·., amigo y par MA. son cosas diferentes la regularidad y el reconocimiento, si bien, en el caso de la exclusión del Libro Sagrado en las Tenidas, personalmente creo que vulnera gravemente los Landmarks.
Pondré un ejemplo:
En los años '90 del pasado siglo XX, la UGLE (Inglaterra), por razones que no vienen al caso, retiró el reconocimiento al GOI (Italia) y reconoció en su lugar a la GLRI. Pocos, muy pocos fueron los estados que siguieron los pasos de la UGLE. El GOI, ha seguido siendo para la mayor parte de las GG.LL. regulares del mundo una G.L. regular a todos los efectos.
Otro caso: Hasta hace unos años, la mayoría de las GG.LL. regulares del mundo, reconocían como tal a las GG.LL. de los Estados Unidos de Brasil, cuando la UGLE reconocía al GO do Brasil. La fraternal decisión de todas las Potencias de Brasil de aceptar su existencia mutua, acabó con este problema.
Espero haber colaborado en aclarar este tema.

Muy acertada tu acotación sobre la importancia del Orden. Ahora, yo tendría una pregunta, que la pongo en el tapete para que algún H.·. con mayor experiencia nos ilumine. Hablamos de juramentos, yo he revisado algunos rituales, y en algunos se habla de promesas y en otros de juramentos. Hay criterios de que los dos hechos son sinónimos, para mí son diferentes. A lo que viene mi pregunta, es la importancia de que sobre el Ara se encuentre un libro sagrado. Yo creo que es importantísimo ya que esto garantiza y dá mayor relevancia al juramento. Yo veo algunas R.·. L.·. S.·. que tratan de buscar la forma de eliminar el libro del Ara, aduciendo muchas cosas, como por ejemplo el hecho de la libertad de pensamiento y de creencia que tenemos todos los M.·. . Ahora, supongamos que solicita admisión un profano musulmán. Le haríamos jurar sobre la Biblia, o el Corán?. En Ecuador en todas las R.·. L.·. S.·. sobre el Ara se encuentra la Biblia; Entonces al no creer él , en la Biblia como un libro sagrado, que validez tiene este juramento? . Algún H.·. de México me comentó que en las R.·. L.·. S.·. mexicanas sobre el Ara se encuentra la Constitución de la República. No sé si eso será así, ya que nunca he asistido a una tenida en México. Pero si es así personalmente me parece un libro más universal. De antemano agradezco todos los criterios al respecto.

Sunday, September 11, 2005

LA CONSTITUCION - Miguel García Mejia

En todas las expresiones del hombre en su convivencia diaria, encontramos la presencia de dos grandes grupos, el de gobernados y el de gobernantes; existiendo dos principios que justifican y fundamentan el orden, estos principios son el de la libertad del que gozan los particulares y de autoridad del que están investidos los gobernantes, estos principios fueron, son y serán permanentes compañeros del hombre en su vida en sociedad.
Los particulares pueden hacer todo aquello que no éste prohibido u ordenado y deben dejar de hacer lo que esté prohibido. El ejercicio de su libertad es relativamente ilimitado; la autoridad en cambio, sólo puede hacer lo que le ésta específicamente autorizado en la esfera de competencia determinada por la Ley; el poder de la Ley esta limitado en principio. Se dice que el equilibrio entre estas dos fuerzas es la realización del orden perfecto, ya que el abuso inmoderado de autoridad puede degenerar en despotismo y el abuso en el ejercicio de la libertad puede degenerar en anarquía.
En nuestro País, el documento que garantiza la libertad del hombre y reglamenta el poder de mando de los gobernantes, es la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Pero ¿Qué es la Constitución?, es la carta magna dicen unos; es la norma de normas; es la base fundamental en que descansa la arquitectura del orden jurídico de un Estado; es la Ley fundamental de un Estado, cimiento que constituye su organización jurídica y el Dr. Felipe Tena Ramírez la define como "La Ley Suprema del País”, que expedida por el poder constituyente en ejercicio de su soberanía, tiene por objeto organizar los poderes públicos circunscribiéndolos en esferas de competencia y proteger frente a aquellos ciertos derechos del hombre.
La Constitución Política en vigor fue promulgada en la Cd. de Querétaro el 5 de Febrero de 1917, es decir, que el día de ayer celebramos el septuagésimo noveno aniversario de dicha promulgación. Sin embargo, es necesario hacer notar que los antecedentes de la actual Constitución, por orden cronológico lo fueron:
La Constitución de Apatzingan.- Fue aprobada el 14 de Septiembre de 1813, por el Congreso constituyente, convocado por José Ma. Morelos a celebrarse en la Cd. de Chilpancingo, Guerrero, conocido como Congreso de Anáhuac.
Plan de Iguala.- Agustín de Iturbide dio a conocerlo el 1º de Marzo de 1821, este Plan reconocía como forma de gobierno el de una monarquía; mientras se establecía la Corte se depositaba el Gobierno en una Junta Gobernativa, llegando más tarde Iturbide a ser el Emperador de México.
Constitución Federal de 1824.- el 19 de Marzo de 1823 abdicó Iturbide su efímero trono y se expidió el 4 de Octubre de 1824 la Constitución Federalista de 1824, siendo el primer texto constitucional de la ya para entonces República Mexicana.
Las Constituciones Española de Cádiz y Norteamericana de Filadelfia, son las fuentes de esta admirable obra, de aquella tomaron su forma ordenada, sistemática y analítica y de la Norteamericana su sistema federal que ya para entonces, apuntaba como una magna experiencia.
En esta Constitución Federal de 1824 se establecía para siempre la Independencia de la Nación Mexicana; reconocía como religión , con exclusión de cualquier otra a la católica, apostólica y romana; adoptaba para su Gobierno el de una República Representativa, Popular y Federal; creó como parte de la Federación a los Estados y a los Territorios; dividió el supremo poder para su ejercicio en Legislativo, Ejecutivo y Judicial y el Legislativo lo depositó en un Congreso General compuesto por dos cámaras, una de Diputados y otra de Senadores. El poder ejecutivo lo depositó en un solo individuo que denominó Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, quien con un Vicepresidente duraría en su cargo cuatro años. Hizo residir el poder judicial en una Suprema Corte de Justicia, en Tribunales de Circuito y Juzgados de Distrito y al crear los Estados, impuso para ellos la obligación de dividir también el Gobierno para su ejercicio, en Legislativo, Ejecutivo y Judicial, sin que sus constituciones pudieran oponerse a la Federal de la República.
Las Siete Leyes Constitucionales de 1836. El 2 de Octubre de 1835 se presentaron las bases para una nueva Constitución, con lo que se puso fin al Sistema Federal, los Estados cambiaron de nombre y fueron llamados Departamentos y sus Gobernadores eran designados por el Poder Ejecutivo a propuesta de las juntas departamentales, las que se elegían popularmente; con fundamento en el referido ordenamiento, el 15 de Diciembre de 1835 fué expedida la primera Ley Constitucional que en unión de otras seis promulgadas posteriormente, formó el texto de la Constitución del 30 de Diciembre de 1836.
Constitución Federal de 1857. Bajo la Presidencia de Don Ponciano Arriaga, con el doble propósito de consagrar la reforma social y organizar el Estado fué instalado el 18 de Febrero de 1856 el séptimo y penúltimo Congreso Constituyente de México, promulgado el 5 de Febrero de 1857 el texto Constitucional que nos regresaba al Federalismo. En esta Constitución se implantó el Juicio de Amparo; fueron suspendidos los fueros eclesiásticos y se otorgó el Sufragio al pueblo.
Después de haber efectuado un pequeño recorrido histórico, regresamos con la actual constitución, producto del Congreso Constituyente, convocado por Don Venustiano Carranza al término del movimiento armado suscitado después de la Revolución de 1910 acaudillada por Don Francisco I. Madero.
El Congreso Constituyente a partir del primero de diciembre de 1916, comenzó sus reuniones con tal carácter en la ciudad de Querétaro; 214 diputados propietarios, electos mediante el sistema previsto en la Constitución de 1857, para la integración de la Cámara de Diputados, conformaron este Congreso. Las sesiones del Congreso, fueron clausuradas el 31 de enero de 1917.
El título con el que esta Constitución se promulgó fue: “Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que reforma la de 5 de febrero de 1857”, lo que, no significa que en 1917 no se haya dado una nueva Constitución. Es una nueva Constitución, porque la llamada revolución mexicana rompió con el orden jurídico, establecido por la Constitución de 1857, y porque el constituyente de 1916-1917 tuvo su origen no en la Constitución de 1857 (ya que nunca se observó el procedimiento para su reforma), sino en el movimiento político-social de 1910, que le dio a la Constitución su contenido.
La Constitución mexicana de 1917, es una constitución rígida, republicana, presidencial, federal, pluripartidista (aunque en la realidad existe un sistema de partido predominante) y nominal, ya que sin existir plena concordancia entre lo dispuesto por la norma constitucional y la realidad, existe la esperanza de que tal concordancia se logre. La Constitución está compuesta por 136 artículos; como en la mayoría de las constituciones puede advertirse una parte dogmática y una parte orgánica; la parte dogmática, en la que se establece la declaración de garantías individuales, comprende los primeros 29 artículos de la Constitución.
Los principios esenciales de la Constitución mexicana de 1917, son los siguientes: la idea de soberanía, los derechos humanos, la división de poderes, el sistema federal, el sistema representativo y la democracia, la supremacía del Estado sobre las iglesias y la existencia del juicio de amparo como medio fundamental de control de la constitucionalidad.
Los derechos humanos en la Constitución de 1917, están contenidos en las declaraciones de garantías individuales y de garantías sociales. Las garantías individuales se concentran como ya decíamos en los primeros 29 artículos de la Constitución, en donde encuentran cabida más de 80 distintas protecciones. La Constitución mexicana de 1917 fue la primera constitución en el mundo en establecer, a este nivel, las garantías sociales, lo que fue producto del movimiento político-social de 1910. La declaración de garantías sociales se encuentra principalmente en los artículos 3, 27, 28 y 123. Estos dispositivos constitucionales reglamentan la educación, el agro, la propiedad y el trabajo.
La idea de la soberanía que adopta nuestra Constitución vigente se expresa en su artículo 39, y responde al pensamiento de Rousseau, toda vez que hace residir la soberanía en el pueblo. La expresión “soberanía nacional”, que utiliza este artículo, quiere expresar que desde su independencia, México tiene una tradición que no encadena sino que se proyecta hacia el devenir. Según este mismo artículo, la soberanía nacional reside en el pueblo de dos maneras: esencial y originariamente.
La división de poderes se establece en el artículo 49 de la Constitución que asienta la tesis de que el poder es sólo uno y que, lo que se divide, es su ejercicio. El ejercicio del poder se encuentra repartido en tres ramas u órganos; legislativo, ejecutivo y judicial. Entre estos tres órganos o ramas, existe una colaboración, lo que implica que un órgano puede realizar funciones que formalmente corresponderían a otro poder, siempre y cuando la propia constitución así lo disponga.
El sistema representativo asentado en la Constitución de 1917, ha respondido a los principios de la teoría clásica de la representación. El principio de que gana la curul el candidato que mayor número de votos ha obtenido, ha sufrido ajustes y modificaciones, a raíz de la implantación del régimen de diputados de partido y más recientemente, en 1977, cuando se estableció el sistema mixto actual, mayoritario en forma dominante con representación proporcional o plurinominales de las minorías.
El régimen federal está previsto en los artículos 40 y 41 de la Constitución. El artículo 40 asienta la tesis de la cosoberanía, ya que prevé que tanto la Federación como los Estados son soberanos; sin embargo, este artículo sólo pone de manifiesto una tradición. La verdadera naturaleza del Estado Federal Mexicano se establece en el artículo 41, del que se desprende que las entidades federativas no son soberanas sino autónomas.
El principio de la supremacía del Estado sobre las iglesias, es resultado del proceso histórico operado en este país, y se encuentra plasmado, básicamente, en el artículo 130 de la Constitución. Algunos de sus postulados no se cumplen en la realidad y en épocas recientes, es decir, en el sexenio pasado, sufrió modificaciones, que según unos, se ajustaba a la realidad, en otra ocasión, considero conveniente tratar aunque someramente este y otros artículos que tienen relación con la participación del clero y las iglesias mexicanas.
El juicio de amparo, previsto en los artículos 103 y 107 de la Constitución, es el sistema de control de la constitucionalidad más importante.
De 1921 a la fecha, la Constitución ha tenido más de 300 modificaciones, (358 modificaciones para ser exactos, en 107 decretos expedidos) lo que demuestra que, a pesar de su rigidez teórica, ha sido muy flexible en la práctica. Las reformas hechas a nuestra constitución se han dirigido tanto al fondo como a la forma de los preceptos en ella asentados. Algunos principios y postulados han sido totalmente modificados; otros lo han sido parcialmente, e incluso, se ha reformado la constitución para decir algo que gramaticalmente ya decía. En todo caso, las reformas auténticamente innovadoras constituyen la minoría. Se ha afirmado con justa razón, que las múltiples reformas a la Constitución no son una manifestación de falta de respeto hacia la Ley Fundamental, antes bien, evidencian que se cree en la Constitución y que se le quiere mantener viva.
Ningún ordenamiento reglamentario puede, bajo ningún aspecto, contradecir las disposiciones constitucionales que está reglamentando. Es decir, ninguna ley puede cambiar las garantías individuales.
Las garantías individuales (del gobernado) denotan el principio de seguridad jurídica inherente a todo régimen democrático. Esto se traduce en el principio de juridicidad que implica la obligación, para todas las autoridades del Estado, de someter sus actos al Derecho.
No cuento con las estadísticas establecidas, respecto a
¿Cuántos mexicanos han leído en su totalidad la Constitución?
¿Cuántos la han leído en forma parcial, es decir, artículos aislados?
¿Cuántos han analizado el contenido y alcance de los artículos de la misma?
Pero estoy convencido que el porcentaje de mexicanos que conocen nuestra Constitución es mínimo.
Nosotros, noche tras noche, en nuestros trabajos, invocamos al Gran Arquitecto del Universo, a fin de que ilumine nuestros cerebros y purifique nuestros corazones y que los trabajos nos hagan mejores ciudadanos, mejores padres, mejores hijos y mejores hermanos. También en las Ceremonias de Instalación de Dignidades y Oficiales de nuestras logias, prometemos respetar las leyes y al gobierno de nuestro país, por lo que no concibo a un masón que no haya leído, analizado y reflexionado sobre los contenidos de nuestra Constitución, pues si no conocemos, como pues, ser mejores ciudadanos, como pues, respetar las leyes de nuestro país; como pues, defender a los desprotegidos de los abusos del poder, si desconocemos los alcances de las funciones de nuestras autoridades, como pues, platicar o discutir, analizar y discernir sobre los grandes problemas nacionales si desconocemos el Marco Legal Fundamental que nos rige.
De esto, nos lleva a la conclusión de formular a nuestro Venerable Maestro la solicitud o propuesta de que otorgue, ordene o asigne a los integrantes de este cuadro la responsabilidad de elaborar un trazado sobre cada uno de los artículos o conjuntos de ellos de nuestra Carta Magna y que en logia podamos conocer cuando menos su contenido.